jueves, 22 de mayo de 2008

EEUU: Bienvenidos a la edad de la inseguridad

Tom Engelhardt
Tom Dispatch


Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

En otro tiempo, estudié el arte marcial chino de Tai Chi – hasta que me di cuenta que nunca encontraría mi “chi.” En ese momento, tiré la toalla y empecé a hacer ejercitación de tipo occidental. Pero el principio tras Tai Chi me quedó grabado – que se podía multiplicar la fuerza de un acto cediendo ante la fuerza de otros; que una persona más pequeña podía utilizar la fuerza de uno más grande en su contra.

Ahora saltemos al 11 de septiembre de 2001 y a sus secuelas – y de ahí se conoce la versión Tai Chi de la historia. Piénsese en ello como en un sombrío chiste cósmico – que los ataques del 11-S, por apocalípticos que parecieran, fueron cualquier cosa pero no eso. Los verdaderos desastres vinieron después y las heridas fueron en gran parte auto-infligidas, a medida que la nación más poderosa del planeta en lo militar utilizaba su propia fuerza para inhabilitarse.

Antes de ese aciago día, el gobierno de Bush había considerado al terrorismo, a Osama bin Laden, y a al Qaeda, temas apropiados para bobos y cobardes. Lo que se proponía era gastar vastas sumas de dinero en el desarrollo de un elaborado despropósito de sistema de defensa de misiles contra futuros ataques nucleares por Estados proscritos. Esos vaqueros [y vaqueras] de la Guerra Fría no se cansaban de hablar de la idea de acumular misiles. Ahí, después de todo parecía hallarse todo el dinero y la diversión. El terreno en el que jugaban los chicos grandes – los Estados-nación – era nuclear. “Bin Laden esta decidido a atacar en EE.UU....,” dijo la CIA al presidente en agosto. Bostezo.

Continua : http://www.rebelion.org/noticia.php?id=67657