jueves, 28 de agosto de 2008

Conflicto Georgia-Rusia ¿cómo y quién lo comenzó?

Llevo unos días siguiendo con suma atención el desarrollo del conflicto que ha enfrentado a Rusia y Georgia.

Lo primero que observo es que la maquinaría de desinformación es cada vez más evidente y descarada en los grandes medios de comunicación lo que hace patente dos cosas, en primer lugar: el control absoluto de los grandes medios de información occidentales por el lobby del Imperio Americano-Sionista y, en segundo lugar: la poca o nula importancia que nos dan como “homo sapiens”, tomándonos por profundos idiotas que no sabemos apenas distinguir entre el sol y la sombra. A lo segundo quizás tengan motivos suficientes como para darles la razón pero, mucha de nuestra “idiotez” ha sido desarrollada mediante ese sistema “tan eficiente” de educación que ellos han potenciado. Realmente es bueno y muy eficiente, ya que ha conseguido hacer miles de millones de “no pensantes”, programados para la tecno-esclavitud y ávidos consumidores de productos-basura. Si a esa formidable “educación” lavacerebros” le unimos “la transmisión a distancia de la orden papal” que se difunde a través de la TV, por donde se escupen las mayores mentiras y se propaga a los cuatro vientos esa moderna cultura de vanidad e ilusionismo envenenado tenemos, como no, controlada la situación. Esos lindos querubines, los niños, son la carne fresca a la que hay que devorar con premura atiborrándola de lindas imágenes que ocultan el veneno de la perversión, que matan poco a poco la imaginación y la inocencia, que desgarran los corazones más generosos y altruistas convirtiéndoles a la religión de lo mío, de las posesiones y de los patri(de)monios. Así se nos dota de un Yo al que se le entroniza como un rey, el cual es libre de… consumir lo que quiera y de opinar lo que quiera mientras no se efectúen actos que pongan en peligro el Sistema de Esclavitud democráticamente consentida. Ciertamente, somos idiotas con derecho a voto pero, por suerte, aun nos queda algo de cerebro libre y lo que es mejor, todavía quedamos unos cuantos que no hemos vendido el alma al diablo y estamos dispuestos a seguir luchando y, pese a que apenas tenemos armas (o medios) para hacerlo, si, en cambio, tenemos la inmensa Energía de la Razón de nuestro lado para poder continuar en la contienda.

Volviendo al conflicto abierto en el Cáucaso, es bueno recordar que comienza en una fecha significativa: el 8 de Agosto del 2008, el ya famoso triple 8 del que se han escrito hasta profecías. Dejando aparte oráculos y predicciones todos sabemos que el día era importante por señalar el comienzo de las Olimpiadas que se celebran en Pekín. ¿Qué significa esto? Pues que los ojos del mundo iban a estar puestos allí y que apenas prestarán atención a otros sucesos que acontecen en el planeta. Con todos los medios de comunicación volcados en informar de cada detalle que sucediera en Pekín y con medio mundo de vacaciones se presentaba un momento idóneo para poner en funcionamiento la ocupación relámpago del territorio de Osetia del Sur por parte del ejército georgiano apoyado por asesores estadounidenses e israelíes. La invasión tenía que ser muy destructiva e infringir un notable castigo sobre la etnia rusa. Esta, viendo las atrocidades que se iban a perpetrar contra ellos se vería forzada a huir en desbandada para el vecino territorio de Osetia del Norte. Se trataba de hacer una limpieza étnica para poder así anexionar de una vez por todas a Osetia del Sur a territorio Georgiano y aplastar la mayoritaria aspiración de su población a la independencia. Además, claro está, cuerpos militares de élite israelíes y norteamericanos, apoyados por otros medios, intentarían inutilizar cierta base de Radar y telecomunicaciones rusa que era necesario destruir para futuras operaciones en el Golfo Pérsico. continua: http://iberaldea.es/blog/?p=163#comment-412