jueves, 13 de agosto de 2009

Irán, las armas nucleares, la energía nuclear y la ley

El “programa nuclear” iraní: Las administraciones Bush y Obama han preparado al ejército y al público estadounidense para la guerra contra Irán. El Presidente Bush ordenó que se mandaran tres grupos de portaaviones de ataque a la región [1] e Israel y EE.UU. se están dedicando a la planificación militar estratégica para la guerra. [2] A principios de agosto de 2008, un número sin precedentes de navíos de guerra comenzaron su despliegue hacia Irán. [3] La administración Bush, junto con los senadores McCain, Obama y Clinton, todos ellos contribuyeron a calentar la retórica con respecto al "programa nuclear" iraní durante la temporada electoral y afirmaron que Irán quiere destruir Israel, quiere "borrar a Israel del mapa". [4] Examinemos los hechos base de ambas afirmaciones.

Algo de historia necesaria en tres apartados: en primer lugar, el Tratado de No Proliferación [5] (TNP) fue diseñado para limitar el desarrollo de armas nucleares, facilitar la disponibilidad de la energía nuclear, y conducir al desarme nuclear mundial. El tratado permite que cualquier país desarrolle este material con fines energéticos, que reciba asistencia de países poseedores de ésta energía (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China) y, a continuación, que sea inspeccionado por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) para verificar que no refina material fisionable fuera de la categoría de energía (3-5%) a la categoría de arma (más del 85%). Hasta la fecha, ningún país del TNP con un programa energético nuclear ha desarrollado armas de este tipo. Irán y los EE.UU. son signatarios del TNP. Por lo tanto, la respuesta en el marco jurídico y constitucional de EE.UU. es ayudar a Irán a que desarrolle este tipo de energía. Sin embargo, la administración Bush rechaza la propuesta de Irán y amenaza con la guerra. La administración Bush no revela el derecho de Irán según el tratado de la energía nuclear en virtud del TNP y confunde la cuestión de Irán con la retórica del "programa nuclear" para vincular energía y armas [6]. Irónicamente, EE.UU. se encuentra en violación adicional del TNP mediante el desarrollo nuevo armamento nuclear y la amenaza de su uso en vez de trabajar por el desarme mundial como describen los términos de los tratados [7].

En 1953, la CIA de los Estados Unidos dirigida por uno de los nietos del Presidente Theodore Roosevelt, inició un golpe de estado en Irán (Operación Ajax [8]) para eliminar al Primer Ministro, elegido democráticamente, Mohammed Mossadeq. El gobierno iraní estaba comprensiblemente insatisfecho con los términos de su contrato con la Anglo-Persian Oil Company, que permitía reclamar a los intereses británicos el 85% de los beneficios del petróleo iraní. [9] Irán votó a favor de nacionalizar la industria petrolera en 1951 después de que los británicos se negaran a renegociar los términos. El golpe dirigido por Estados Unidos fue un éxito, y el monarca real, Sha Mohammad Reza Pahlevi, [10] se convirtió en virtual dictador. Temiendo represalias populares, el gobierno de Pahlevi fue apoyado por la CIA en la creación de la SAVAK, despiadada policía secreta del gobierno dictatorial del Sha [11]. Sólo podemos asumir que el acuerdo de reparto de los beneficios del petróleo con el Sha era aceptable para los EE.UU. y el Reino Unido.

Bajo la administración de Eisenhower, EE.UU. cooperó con el gobierno del Sha para el desarrollo de la energía nuclear iraní a través del programa "Atoms for peace". [12] El presidente americano Ford, acordó la plena cooperación con Irán para ayudar a construir alrededor de dos docenas de centrales nucleares. Cuando el pueblo iraní derrocó al gobierno del Sha en 1979, EE.UU. dejó de cooperar. Apoyó a Irak en su invasión de Irán en 1980 y durante la guerra hasta 1988, en busca de un gobierno iraní más favorable a EE.UU. EE.UU. proveyó a Saddam Hussein con las armas químicas y biológicas que la administración de W. Bush más tarde utilizó como justificación para invadir Irak. [13] Desde 1979, EE.UU. ha trabajado para impedir que Irán tenga un programa energético nuclear, incluso en virtud de las disposiciones legales del TNP, y ni cumplió con la entrega a dicho país de combustible nuclear por varios miles de millones de dólares, ni le devolvió el dinero [14]. Lee el artículo completo aquí
Artículo original: Irán, nuclear weapons, nuclear energy and law