lunes, 31 de agosto de 2009

Métodos de manipulación de los medios - Ataque y destrucción del objetivo, por Michael Parenti

Cuando se comprueba que la omisión es un modo de censura insuficiente y que una noticia empieza de algún modo a llegar a un mayor público, la prensa pasa de la astuta acción evasiva al asalto frontal con el objetivo de desacreditarla.

En agosto de 1996, el San Jose Mercury News difundió una serie de artículos cubiertos en profundidad por el periodista de investigación y ganador del premio Pulitzer, Gary Webb, en los que trataba de los cargamentos de crack del Irán-Contra que provenían de Centroamérica y que estaban inundando el este de Los Angeles. Los artículos estaban basados en un largo año de investigación. Aún siendo ciertos, los principales medios de comunicación en su mayoría ignoraron la exclusiva. Pero la serie del San Jose Mercury News fue tomada por varios periódicos locales y regionales, y fue rápidamente difundida por Internet abundantemente suplementada con documentos pertinentes y testimonios que respaldaban las acusaciones contra la CIA. Las comunidades afroamericanas afligidas por la epidemia del crack se levantaron en armas y querían saber más. El suceso se hizo difícil de ignorar, de modo que los principales medios de comunicación se lanzaron a un asalto general. Noticias importantes en el Washington Post y New York Times y en cadenas de televisión, así como en PBS nos aseguraron que no había pruebas de que la CIA estuviera envuelta, que la serie de Gary Webb del San Jose Mercury News era mal periodismo y que Webb se estaba aprovechando irresponsablemente de la inocencia de la gente. De hecho, la CIA fue exonerada de su involucración en el tráfico de drogas. El Mercury News sucumbió a la presión y repudió su propia serie. Webb fue relegado y enviado a cubrir noticias suburbanas. Pronto dejó su puesto. El verdadero error de Webb no fue que escribiera falsedades, sino que se aventuró demasiado en la verdad. Debería mencionarse que tanto la CIA como el Departamento de Estado llevaron a cabo investigaciones internas que más adelante confirmaron los hallazgos de Webb, específicamente, que hubo relaciones entre la CIA y los traficantes de droga, y que el gobierno de los EE.UU. se ocupó del tráfico de drogas principalmente mirando hacia otra parte.
Texto del libro "Contrary Notions" (sigue "Etiquetado")