jueves, 12 de noviembre de 2009

Métodos de manipulación de los medios - Dándolo por hecho, por Michael Parenti

Frecuentemente, los medios de comunicación aceptan y asumen la misma política que debería ser críticamente examinada. Cuandoquiera que la Casa Blanca propone un aumento del gasto militar, el trato que se le da por los medios se limita a discutir si estamos haciendo lo necesario para mantener la superioridad militar americana en el mundo. Poca, si no alguna atención se les presta a aquellos que protestan enérgicamente contra el inmenso presupuesto militar. La mayoría de los entendidos y periodistas dan por hecho que debe de haber un despliegue de fuerzas militares americanas por todo el mundo, que éstas deben mantener su supremacía a cualquier precio y que para ello tienen que gastarse cientos de miles de millones de dólares cada año.

Esto mismo ocurre con los debates sobre la reforma de la Seguridad Social. Los medios asumen la más que dudosa afirmación de que hay un serio problema con ésta, que el programa será insolvente dentro de 20, 30 o 40 años y que por lo tanto necesita una drástica revisión en estos momentos. Los enemigos de la Seguridad Social han estado vaticinando su colapso financiero desde hace 30 años o más- aún cuando el programa ha estado generando un gran superávit que se ha acabado destinando a otras cosas. Con un pequeño aumento en el techo de las tasas se cubriría cualquier incremento de la demanda cuando los baby-boomers se empiecen a jubilar. Este punto se menciona muy poco.

La Seguridad Social es un programa de tres partes para las personas que: además de proveer de pensiones de jubilación, provee de seguros para huérfanos (hasta la edad de 18 años) en familias que han perdido a su sostén y también ofrece asistencia a personas con discapacidad en edades de pre-jubilación que se encuentran incapacitadas debido a daños físicos serios o enfermedades prolongadas.


Sin embargo, con la cobertura existente por parte de los medios de comunicación nunca lo sabríamos – y la mayoría de los americanos no lo saben.

Texto del libro "Contrary Notions", de Michael Parenti