domingo, 24 de enero de 2010

Ex-embajador canadiense en Teherán, agente de la CIA

Press TV, 24/1/2010 - El ex-embajador canadiense en Teherán, Kenneth Taylor, espió activamente para la Agencia Central de Inteligencia y ayudó a los Estados Unidos a planear una incursión militar en el país durante la revolución islámica, según nuevos informes.

El entonces Presidente americano Jimmy Carter y el Primer Ministro canadiense Joe Clark, establecieron un acuerdo por el cual Clark proveería de información a los servicios de inteligencia americanos desde su posición de la embajada canadiense de Teherán, según la noticia publicada en el The Globe y el Mail el sábado.

La noticia añadía que los detalles del papel de Taylor son desvelados en el libro “Our man in Tehran” (Nuestro hombre en Teherán) del historiador de la Universidad de Trent, Robert Wright.

Taylor fue embajador en Irán entre 1977 y 1980 y se convirtió en jefe de la CIA “de facto” en Teherán después de que los estudiantes iraníes tomaran el control de la embajada americana en noviembre de 1979 , tomando a 60 ciudadanos americanos como rehenes.

La información que Taylor enviaba a diario solamente era vista por dos oficiales de lo que era por aquellas fechas el Departamento de Asuntos Externos en Ottawa, Louis Delvoie, Director de la División de Análisis de Inteligencia y Pat Black, ayudante del Vicesecretario para la seguridad e inteligencia.

En una conversación con The Globe y el Mail de esta semana, Taylor dijo que sintió confianza al aceptar la empresa de la inteligencia americana porque Irán estaba sumida en el caos y el riesgo era mínimo.

El ex-embajador añadió que escondió junto con su mujer y personal de la embajada a 6 miembros de su homónima americana que pudieron escapar tras la toma de ésta.

La CIA colaborando con Taylor, acordó que los ciudadanos americanos dejarían Teherán usando pasaportes canadienses en un vuelo que les llevaría a Zurich el 27 de enero de 1980. Más tarde Kenneth Taylor clausuraría la embajada y se marcharía con su personal.

Former Canadian envoy to Iran was covert CIA agent