miércoles, 28 de abril de 2010

Los juegos sucios de los tiburones

La crisis interna de la (des)Unión Europea se complica con Grecia y amenaza en España y Portugal.¿Por qué se llega a estas situaciones? ¿Quién se juega nuestro dinero y para qué? ¿Qué hay en el fondo?

Para Kaos en la Red | 27-4-2010 a las 23:36

OS TIBURONES JUEGAN AL PÓKER CON NUESTROS BIENES


Hace poco pudimos ver la siguiente escena: dos perros vagabundos caminan por la orilla de una autopista. De pronto, uno de ellos es atropellado por un vehículo, lo cual sucede a menudo y no es sorprendente. Lo sorprendente es cómo reaccionó el otro animal. Cogiendo con sus dientes al amigo moribundo se esforzaba una y otra vez –debido a su mayor tamaño- en arrastrarlo fuera de la vía. Entre tanto, él mismo corría peligro de sufrir atropello, pero esto no parecía preocuparle. Con esfuerzo consiguió arrastrar a su compañero hasta un punto y allí descubrió que su amigo estaba muerto.

Escribo este ejemplo porque muestra, una vez más, el grado de amor que un animal puede sentir por otro y la solidaridad de que puede ser capaz un ser noble. Y al compararlo con el mundo humano tan supuestamente civilizado y tecnológicamente refinado no puedo evitar caer en la cuenta del enorme grado de indiferencia, y desamor que caracteriza a ciertas gentes poderosas y embaucadoras de nuestra especie; gente tan insolidaria y depredadora como los tiburones. De modo que los tomaré como referencia, porque los más grandes de entre ellos son los responsables de esta crisis en la que estamos sumergidos. De momento no ha llegado a taparnos la boca, pero la de ellos es la que habla más fuerte sobre los pueblos desunidos. Desde las cumbres y reuniones secretas de los gobiernos se conceden ayudas multimillonarias para los mismos tiburones que tienen en jaque el sistema económico y hunden la economía mundial, pero ninguno de esos gobiernos es capaz de poner las reglas del juego de los intereses de sus pueblos sobre el tapete verde del campo de batalla; ninguno pone obstáculos al juego de póquer de los jugadores financieros. Y no lo hacen porque muchos fornan parte del juego del Club Bilderberg y otros de su comparsa intelectual.

¿Tiene esto solución? Gane quien gane y pierda quien pierda, en este casino del mundo siempre gana la banca y perdemos nosotros, los pueblos, la gente como usted y como yo.

¿Es posible que haya tan pocas voces en contra de este tipo de democracias que permiten tales desafueros? ¿Por qué no se habla más desde las supuestas izquierdas de democracia participativa y nacionalizaciones de bancos y sectores productivos? ¿por qué no se habla más de cooperativismo? ¿por qué no informan a la opinión pública esos buenos chicos de la llamada izquierda parlamentaria cuya voz goza del privilegio de ser escuchada por los medios de comunicación de masas? ¿Por qué no alzan sus voces los buenos chicos que dirigen estos sindicatos supuestamente de izquierdas que se subvencionan por partida doble ( gobierno y afiliados) aunque solo sea para justificar sus buenos sueldos?

Porque ante tanto silencio cómplice ¿quién de nosotros sabe algo en realidad sobre la profundidad de la crisis? ¿Quién conoce el montante total de los robos de ciertos tiburones de guante blanco y el alcance de sus consecuencias? En la gestión de la crisis financiera ningún jugador se fía de nadie y nadie conoce las cifras del otro,así que los gobiernos dan ayuda a ciegas a todos los tiburones. Y resulta que eso no puede solucionar nada, porque siempre les parece poco. A las ayudas que recibió la banca se le sumaron las del sector del automóvil y las crecientes inversiones militares de los países que participan en las guerras del amigo americano, mientras que la media y pequeña empresa dejó de recibir los créditos que deben salir más rentables en trapicheos del club de los tiburones. Esto agrava la crisis, y ahora todos los empresarios quieren despido libre incondicional y sacudirse de paso todas las conquistas sociales obreras de los siglos anteriores. En la mejor época de toda su historia, triunfantes sobre el pueblo trabajador piensan: ahora o nunca. Entonces gritan al gobierno de turno: “Estamos en apuros, y sin ayudas económicas y apoyo del aparato represivo en caso de conflictos sociales previsibles, se hunde la economía”. Necesitamos el despido libre y los contratos como nos dé la gana; necesitamos llevarnos tal o cual empresa al país que más barata esté la mano de obra; necesitamos hacer ERES; necesitamos…Y los sindicatos gritan un poco con sordina, pero eso del diálogo social conjunto les gusta, aunque miren para otro lado cuando la policía reparte bastonazos a los mismos que votaron socialista, por ejemplo, o pertenecen a un sindicato obrero..

continua: http://www.kaosenlared.net/noticia/124441/juegos-sucios-tiburones