domingo, 5 de diciembre de 2010

EEUU: No se denuncian abusos en los controles aeroportuarios por miedo a represalias



De la ACLU (Unión para la protección de las Libertades de América)

PARA DIFUSIÓN INMEDIATA
CONTACTO: (212) 549-2689 o 2666 o media@aclu.org

NUEVA YORK - La American Civil Liberties Union continúa recibiendo denuncias sobre procedimientos invasivos en los controles aeroportuarios de detección. Las denuncias se reciben a través del formulario de la página web de la ACLU. Además de los más de 1.000 denuncias recibidas sólo en este mes de Noviembre.

Esta semana, John Pistole, el Jefe de la agencia responsable por los controles, Transportation Security Administration (TSA), informó de que la TSA sólo recibió 49 denuncias durante el fin de semana de Acción de Gracias. Pero las quejas recibidas por la ACLU indican que el número relativamente bajo de quejas que ha recibido la TSA no indica que los estadounidenses no están preocupados por estas medidas de seguridad invasoras. La mayoría de las quejas recibidas por la ACLU vino de los viajeros que dijeron sentirse humillados y traumatizados por los procedimientos, que incluyen patrones agresivos o parciales y el sometimiento a las máquinas de rayos X que producen imágenes de sus cuerpos desnudos e irradian a los viajeros.

Los informes recibidos por la ACLU sugieren que hay muchas personas, que por varias razones, no se presentan quejas directamente a la TSA. Algunas personas dijeron que no sabían que se puede presentar una queja ante la TSA, y otras dijeron que pensaban que sería inútil hacerlo debido a la naturaleza de la agencia. Algunos autores informaron que no habían presentado una denuncia ante la TSA porque tenían miedo de ser incluidos en una lista de vigilancia o de otra manera represalias en su contra por parte del Gobierno. Un gran número de estadounidenses inocentes se han visto atrapados por sistemas de datos y listas “negras” como resultados de “sistemas de control que están fuera de control”.




La eficacia de los escáneres corporales también es incierta. Queda lejos de ser claro que las máquinas sean capaces de detectar explosivos "anatómicamente congruentes" como los utilizados en el intento de ataque del día de la Navidad. Además, un estudio realizado por los funcionarios británicos ha concluido que las máquinas no son eficaces para detener las amenazas terroristas en la aviación.

A continuación, parte de un discurso que dio Jay Stanley, analista principal de políticas de la ACLU, sobre el proyecto “Privacidad y Tecnología”:

"El bajo número de denuncias recibidas por la TSA no es una aprobación de los procedimientos de seguridad, sino más bien una consecuencia de los problemas reales o percibidos con el sistema de denuncias de la TSA. Las quejas abundantes recibidas por la ACLU, por ejemplo, revelan que los estadounidenses no queremos vernos obligados a elegir entre o dejar que los agentes del gobierno nos toquen los órganos o que nos saquen fotografías en pelotas y nos irradien con rayos X. El gobierno debe prestar atención a las quejas reales de innumerables estadounidenses que se oponen a los nuevos procedimientos invasivos y desarrollar otras medidas de seguridad que sean seguras, sanas, eficaces y sobretodo que respeten las libertades civiles. Debemos procurarnos por la seguridad pero sin renunciar a nuestras libertades más sagradas. "



Para leer más acerca de la labor de la ACLU en torno a la seguridad aérea, (en Inglés)

La versión original


Traducido por Greg Grisham
Investigar11s.org
Haciendo lo que los periodi$tas y ON€ españoles cobran por no hacer.