lunes, 6 de diciembre de 2010

Los Ángeles: La tensión crece entre musulmanes y el FBI por meter a infiltrados en mezquitas



Por Jerry Markon Washington Post

Sunday, December 5, 2010;

IRVINE, California, EE.UU.. - Antes de la salida del sol, el informante se puso una bata blanca Islámica. Una cámara diminuta, cosida dentro de un botón y un micrófono enterrado en un dispositivo conectado al llavero. "Se trata de Farouk al-Aziz, nombre en clave de Oracle", dijo en las teclas mientras estaba sentado en su automóvil estacionado en esta comunidad del sur de Los Ángeles."Es el 13 de noviembre, 4:30 de la mañana y tenemos calor".

El informante encubierto del FBI - un falsificador convicto llamado Craig Monteilh - se puso en marcha a las 05:00 horas para asistir a las oraciones en el Centro Islámico de Irvine, donde dice espiaba a decenas de fieles en busca de potenciales terroristas.

Desde los ataques terroristas del 2001, el FBI ha utilizado con éxito los informantes como una de muchas tácticas para evitar otro ataque en los Estados Unidos. Funcionarios de la agencia aseguran que tienen cuidado de no violar las libertades civiles y que no ejercen parcialidad hacia musulmanes.

Pero el enfoque del FBI ha sido criticado por algunos musulmanes, críticas que surgen de nuevo después del incidente del mes pasado en que agentes arrestaron a un hombre de Oregon, que acusaron de intentar detonar una bomba en una ceremonia de encendido de luces del árbol de Navidad. Los técnicos del FBI le habían suministrado el dispositivo explosivo.

En el caso de Irvine, la operación de Monteilh como informante salió por la culata. Los musulmanes se alarmaron tanto por su discurso de la yihad violenta que obtuvieron una orden de restricción contra él. Monteilh había ayudado a construir un caso relacionado con el terrorismo contra un miembro de la mezquita, pero que también se derrumbó. El Departamento de Justicia recientemente dio el paso extraordinario de abandonar los cargos contra el devoto, que Monteilh había grabado diciendo que estaba de acuerdo con “volar edificios”. Los agentes del orden y fiscales habían descrito al hombre como una grave amenaza.

Para agravar el daño, Monteilh se ha hecho público su historia, revelando métodos secretos del FBI y acusa a sus "controladores" de entrenarle para atrapar a musulmanes y así se infiltró en sus mezquitas, casas y negocios. Ahora está demandando al FBI. Las autoridades se negaron a comentar sobre los detalles específicos de la historia de Monteilh, pero confirman que era un informante a sueldo del FBI.

Expedientes del tribunal y entrevistas corroboran no sólo que Monteilh trabajaba para el FBI - dice que ganó 177.000 dólares, libres de impuestos, en 15 meses - sino que Monteilh proporcionaba información fundamental sobre una serie de casos. Algunos musulmanes en el sur de California, y ya a nivel nacional, dicen que las revelaciones en cascada han dañado seriamente su relación con el FBI, una asociación que ambas partes están de acuerdo en que es fundamental para prevenir ataques y terrorismo doméstico.

Citando las acciones de Monteilh y lo que llaman el modelo de vigilancia del FBI, las organizaciones musulmanes líderes nacionales han suspendido prácticamente todo contacto con la agencia.

"La comunidad se siente traicionado", dijo Shakeel Syed, director ejecutivo del Consejo Islámico Shura del Sur de California, un colectivo de más de 75 mezquitas.
"Tienen un tipo, un criminal de buena fe, y, obviamente, lo entrenaron y lo enviaron a infiltrarse en las mezquitas", dijo Syed. "Y cuando las cosas se estropeó, lo abandonó y él se enfadó. Es como una telenovela, por el amor de Dios."

El FBI y funcionarios del Departamento de Justicia dicen que el caso Monteilh no es representativa de sus relaciones con la comunidad musulmana y que continúan trabajando en estrecha colaboración con los musulmanes en la investigación de la violencia y otros crímenes de odio, (hate crimes) contra ellos. Los oficiales también reconocen que musulmanes estadounidenses han colaborado con la presentación de información crítica en una variedad de casos contra el terrorismo.

El FBI "se basa en el apoyo, la cooperación y la confianza de las comunidades a que sirve y protege", dijo el portavoz del FBI, Michael Kortan, y agregó que los agentes investigan "según las directrices de investigación bien definidas en la ley, y en estrecha coordinación con el Departamento de Justicia ".

Islamic Institute of Orange County


Las autoridades dijeron que han hecho grandes esfuerzos para mantener buenas relaciones con los musulmanes, como las reuniones organizadas por el Procurador General Eric H. Holder Jr., esta semana pasada. Agentes del FBI se reunieron para dialogar sobre la ley y otros temas con miembros de la comunidad musulmana, predominantemente Somalí de San Diego y Minneapolis.

Steven Martínez, director adjunto a cargo de la delegación del FBI de Los Ángeles, citando la demanda, se negó a comentar sobre Monteilh. Dijo que en determinadas circunstancias, si hay evidencia de un crimen, agentes del FBI pueden "llevar a cabo una actividad que de alguna manera puede implicar la vigilancia en y alrededor de una mezquita." Pero dijo que la agencia no se dirige a las personas por motivos de religión u origen étnico. "Sé que hay muchas sospechas de que es ese nuestro enfoque, que estamos vigilando las mezquitas y controlando quién viene y quién se va. Eso no es el caso", dijo.

El 'camaleón'

La carrera de Monteilh como informante comenzó en 2003. Al igual que muchos otros informantes, estaba familiarizado con el interior de una celda penitenciaria. Acababa de cumplir condena por falsificación de billetes cuando agentes de la policía local le conocieron en un gimnasio y le solicitaron a infiltrarse en bandas de narcotraficantes y grupos de supremacía blanca para una operación conjunta federal-estatal.

"Fue muy emocionante", dijo Monteilh en una entrevista con The Washington Post."Tenía la capacidad de ser un camaleón." Monteilh, que mide casi dos metros y pesa 260 libras, había trabajado como capellán de la prisión antes de ser encarcelado. Casado y con tres hijos, el nativo de Los Ángeles, dijo que después de convertir en informante, un agente del FBI de la operación conjunta federal-estatal se interesaron por él. Agentes de policía estatal, bajo condición de anonimato debido a que no estaban autorizados para hablar públicamente acerca de los informantes, dijeron que Monteilh. fue promocionado de casos de robo y drogas debido a que su información era confiable y había dado lugar a condenas.

A principios de 2006, según Monteilh, se reunió con su supervisor del FBI en un Starbucks. "Ella me preguntó si quería infiltrarme en las mezquitas", dijo. En una sesión de seguimiento en una heladería su nueva supervisor le dijo que "el Islam es una amenaza para nuestra seguridad nacional".

Fuentes policiales dicen que el FBI entrenó a Monteilh y que ayudaba en otras investigaciones. Según Monteilh, recibió la orden de vigilar al azar y espiar a musulmanes para descubrir a potenciales terroristas. Agentes, asegura se encargaron de su condición encubierta: alias Farouk al-Aziz, un sirio de Francia en busca de sus raíces islámicas. Su nombre en clave era "Oracle".

Monteilh dijo que tenía instrucciones de infiltrarse en las mezquitas a lo largo del condado de Orange y los condados lindantes del sur de California, donde la población musulmana de cerca de 500.000 es la más grande del país. Le instruyeron a concentrarse en el Centro Islámico de Irving, dijo, porque estaba cerca de su casa.
Las tácticas del FBI ya era un tema sensible en la mezquita de Irvine, un edificio de dos pisos que atrae a unas 2.000 personas durante las oraciones del Viernes. Con las crecientes tensiones entre la policía y los musulmanes por las acusaciones de vigilancia del FBI, J. Stephen Tidwell, entonces jefe del FBI de Los Ángeles dio una conferencia en la mezquita en junio de 2006.


"Si vamos a las mezquitas para asistir al culto os lo diremos” se oye a Tidwell decir en el vídeo de su discurso. El FBI, si venimos a veros, os lo avisaremos antes, para que nadie piense que os estamos monitoreando y que sólo venimos para aprender”, promete en el vídeo. Dos meses después, en agosto de 2006, Monteilh llegó a la misma mezquita. Había llamado antes y se reunió con el imán. Pero no como Monteilh sino alias Farouk al-Aziz. Aquel Viernes, tomó la Shahada, la declaración de fe musulmana, ante cientos de fieles.

Durante los diez meses que Monteilh frecuentaba la mezquita muchas personas notaban como convirtió en casi maníaco en su devoción, asistía a las plegarias cinco veces al día y esperaba en el aparcamiento desde las 5 de la madrugada para la primera oración. Según Monteilh, fue instruido a tomar notas de quién abrió la mezquita cada día.

Se comenta como su ropa occidental dio paso a una túnica islámica, una típica gorra islámica, sandalias, un disfraz Monteilh asegura fue elegido por sus supervisores. A medida que se acercaba a los musulmanes, le instruyeron a salir con mujeres musulmanes si fuese oportuno para obtener inteligencia.

Lo que tal vez más se extrañaba de Monteilh fue que muy a menudo dejaba el llavero por toda la mezquita, dijo Hussam Ayloush, director ejecutivo de la sección de Los Ángeles del Council on American-Islamic Relations, que habla a menudo en la mezquita. "Pareció muy extraño a la gente", dijo Ayloush.

En el interior de la llave electrónica del coche hubo micrófono con que se escuchaba a los musulmanes en la mezquita, en sus casas y en el gimnasio local. Monteilh mentía a la gente asegurando que era un entrenador físico y utilizaba el gimnasio para cazar a hombres musulmanes.

"Empezamos a escuchar que decía cosas extrañas", dijo Omar Kurdi, estudiante de la Escuela de Derecho Loyola que conoce a Monteilh de la mezquita y del gimnasio. "Una vez se acerca a un amigo mío y le dice, `Está muy bien que ustedes se están preparando para la yihad".

Varias personas dicen que Monteilh se interesaba mucho por Ahmadullah Sais Niazi, un profesor de Árabe nacido en Afganistán que asistía todas las oraciones del Viernes.
Monteilh cuenta que en mayo de 2007, grabó una conversación acerca de la Jihad durante un viaje en coche con Niazi y otro hombre. Según cita el FBI, Monteilh propuso una operación para volar edificios y Niazi estaba de acuerdo. Esta y otras conversaciones supuestamente grabadas entre ambos fueron citadas para demostrar que Niazi es una amenaza.

Unos días más tarde, Ayloush recibió una llamada angustiada de Niazi y el otro hombre en el coche. "Me dijeron que Farouk (Monteilh) les había dicho que tenía acceso a armas y explosivos y que debían volar un centro comercial'', recordó Ayloush." Estaban convencidos de que este hombre era un terrorista." Ayloush informó al FBI sobre el propio informante del FBI. Insiste que agentes del FBI entonces entrevistaron a Niazi, quien les dio la misma historia, pero la agencia no tomó ninguna medida contra Monteilh.

Sin embargo, la operación de Monteilh se derrumba. Los miembros de la mezquita avisan a los dirigentes que tenían miedo a Monteilh y que les está intentando “atrapar en una operación oculta", según Asim Khan, el presidente de la antigua mezquita. Consta en documentos judiciales que en junio de 2007, la mezquita solicitó al Tribunal Superior del Condado de Orange una orden de restricción contra Monteilh.

“Un poco después, agentes del FBI me dijeron que querían abandonar la operación. Cuando me comprometí a hacerlo todo público reunieron conmigo tres agentes del FBI en el Hilton de Anaheim, y el jefe me amenazó con el arresto. Ella me dijo, 'Si revela su condición de informante a los medios de comunicación, destruiría la relación de la comunidad musulmana con el FBI para siempre." Monteilh dijo.

El FBI se negó a comentar sobre el alegato de Monteilh.
En una reunión posterior, Monteilh dijo, firmó un acuerdo de confidencialidad a cambio de $ 25,000 en efectivo. Una carta del FBI al abogado de Monteilh, en los archivos del Tribunal de Distrito de Santa Ana, indica que Monteilh firmó el acuerdo de no divulgación en octubre de 2007.

Pero Monteilh fue detenido en Diciembre de 2007 acusado de robo armado y terminó de nuevo en la cárcel durante 16 meses. En enero, demandó a los agentes del FBI, alegando que conspiraron con la policía de Irvine para que lo arrestaron, y luego permitieron que su condición de informador fuese conocido en la cárcel, donde fue apuñalado.

El FBI y la policía han negado las acusaciones, y la demanda fue desestimada por razones de jurisdicción. Sin embargo, en Septiembre el juez permitió que Monteilh presentara una demanda enmendada, con acusaciones similares,. El caso está pendiente.

Mientras tanto, el caso contra Niazi se llevó a juicio. Niazi fue acusado en febrero de 2009 por un gran jurado federal por mentir sobre sus vínculos con los terroristas en los documentos de inmigración. En el tribunal, los fiscales dijeron que material yijadista fue encontrado en el ordenador de Niazi y que él había enviado dinero a un presunto financiero de Al-Qaeda. Los fiscales dijeron que él es cuñado del coordinador de seguridad de Osama bin Laden. Gran parte de las pruebas fue el testimonio del FBI acerca de conversaciones grabadas de Niazi, con un informante del FBI, que las fuentes dicen que fue Monteilh.

"Francamente, no hay ninguna cantidad de dinero que puede proteger a los ciudadanos de esta comunidad" de un hombre como Niazi, dijo el Asistente Fiscal de EE.UU, Deirdre Eliot, en defensa de su detención.

A los pocos días de la acusación de Niazi, Monteilh reveló su condición de informante en una serie de entrevistas con los medios de la zona de Los Ángeles.
"Creo que el FBI me ha tratado con la máxima traición", dijo en la entrevista con el Post.

En los meses siguientes, Monteilh se puso en contacto con los abogados de Niazi y les informó que recibió ordenes para atrapar a su cliente. Un año y medio después, el 30 de Septiembre, los fiscales mocionaron para la absolución del caso contra Niazi, con el acuerdo del juez. La secretaría del Fiscal de EE.UU. en Los Angeles citó la falta de un testigo que se encuentra en el extranjero y "temas de pruebas". Fuentes familiarizadas con la decisión aseguran que el papel de Monteilh - y su testimonio potencial para la defensa - fue más bien el factor determinante.

Niazi no quiso hacer comentarios. Su abogado Scolnick Chase dijo que está "muy satisfecho con el resultado. Es un resultado justo".

En las últimas semanas, Monteilh dijo, se ha acercado a los musulmanes en el gimnasio local para pedir disculpas por su "falta de respeto a su comunidad y la religión." Monteilh, que actualmente se encuentra en el paro, dice que se arrepiente de su participación en el caso Niazi y se alegró cuando los cargos fueron retirados.

El Viernes pasado, más de 200 hombres, sentados en la alfombra para los rezos en la mezquita de Irvine, la mayoría de ellos llevando puestos pantalones o vaqueros, escucharon al imán después del sermón ofrecer algunos consejos: “Si un agente del FBI llega y dice:" Usted está bajo arresto, "Alá" dijo a la multitud, debemos orar a Alá, y después llamar a un abogado. Varias musulmanes en la acera de la mezquita me comentaron que apoyan el papel del FBI en la lucha contra el terrorismo, pero que se sienten traicionados por la infiltración de su lugar sagrado.

"El FBI quiere tratar a la comunidad musulmana como un socio al mismo tiempo que nos investiga a nuestras espaldas'', dijo Kurdi, el estudiante de Loyola. "No pueden esperar ambas cosas."

La investigadora Julie Tate contribuyó a este informe.

traducido por Greg Grisham
investigar11s.org
Haciendo lo que los periodi$tas y ON€ españoles cobran por no hacer.

versión original y fotos muy buenas de actividad en la mezquita de Irvine, California que no ha sido posible subir a este blog

Noticias relacionadas:

El FBI realiza una demostración pública del empleo de chivos expiatorios para llevar a cabo autoatentados de bandera falsa.

CNN: Pasajeros del vuelo 253 atentado en Detroit, "Las Autoridades mienten sobre lo que realmente pasó"

Ya son varios los pasajeros del vuelo 253 a Detroit que lo dicen: “Las autoridades mienten sobre lo que realmente pasó"

Web del Instituo Islámico del Condado de Orange