domingo, 18 de septiembre de 2011

BIN LADEN HA MUERTO, PALABRA DE HONOR

(A propósito del 10º aniversario del 11-S)

José Luis Gordillo


Dos años antes del 11-S, en noviembre de 1999, Richard Cheney impartió una conferencia en el Instituto del petróleo de Londres en la que dejó caer unas cuantas afirmaciones campanudas (www.crisisenergetica.org/staticpages/pdf-rtf/Dick_Cheney's_speech-Traduccion.pdf). Entre otras, que “el petróleo es el fundamento sobre el que se sustenta todo el edificio de la economía mundial”. O bien, que en los diez años siguientes -entre 1999 y 2010- la demanda de petróleo iba a aumentar un 2% cada año mientras que simultáneamente su oferta iba a disminuir un 3% debido al agotamiento progresivo de las reservas conocidas. ¿Eran afirmaciones exageradas? Por lo que se refiere a las cifras sobre los vaivenes en la demanda y la oferta del petróleo, tal vez Cheney erró en el detalle de las cifras concretas, pero no en la descripción general del problema del pico del petróleo, del cual mostró tener una conciencia nítida. Por otra parte, el estallido de la crisis financiera en 2007-2008 le dio plenamente la razón en que el petróleo abundante y barato es fundamental para la buena marcha del capitalismo, siempre que se esté de acuerdo en que el aumento vertiginoso de su precio fue el detonante que provocó el derrumbe de la pirámide financiera, esto es, del “sistema sanguíneo” que hace funcionar a la economía mundial. En la primavera de 2001, tras su designación como vicepresidente de EE.UU, Cheney dirigió un grupo de estudio sobre “seguridad energética” el cual llegó a la conclusión de que el petróleo debía seguir siendo una fuente muy importante de energía para EE.UU, pero también que esa opción tenía unas implicaciones militares evidentes. Poco tiempo después ocurrió el 11-S y dio comienzo la guerra contra el terrorismo.

La ciencia contra el poder

El hecho más misterioso del 11-S es el colapso del Edificio nº 7 del World Trade Center. Era éste un rascacielos de 47 pisos en el que se produjeron algunos incendios pero contra el que no se estrelló ningún avión. A las 17’20h, 7 horas después de la caída de las Torres Gemelas,  el Edificio nº 7 se desintegró en 6’5 segundos (www.youtube.com/watch?v=yaKExhg_0pQ&feature=related). El informe de la Comisión, dado a conocer en 2004, ni siquiera mencionó un suceso tan extraordinario, ahorrándose de ese modo el tener que dar alguna clase de explicación. Cuatro años después, en 2008, el gubernamental NIST (Instituto Nacional de Estándares y Tecnología) publicó un informe para intentar acallar la polémica suscitada por ese silencio. En él se afirmaba que su colapso se debió a los incendios, lo que causó perplejidad, indignación y burlas por parte de muchos arquitectos e ingenieros debido a que nunca jamás un edificio con estructura de acero se ha desintegrado a causa del fuego (http://ae911truth.org).

continua: http://investigar11s.blogspot.com/p/bin-laden-ha-muerto-palabra-de-honor.html