lunes, 27 de agosto de 2012

La BBC: De la censura al encubrimiento de crimen de guerra

Editor ejecutivo de la cadena asegura que su reportero no caracterizó al incidente del uso de un prisionero para convertirlo en atacante suicida como "crimen de guerra"

Paul Joseph Watson
prisiónplanet.com
Viernes, 24 de agosto de 2012
traducido por Greg Grisham

La BBC va de mal en peor en su intento de silenciar la polémica alrededor de la censura y retirada del vídeo en el cual rebeldes sirios engañan a un preso de guerra, haciéndole pensar que iba a participar en un intercambio de prisioneros, para que condujera un camión bomba hasta un control de fuerzas gubernamentales donde se haría explotar. Ahora, el editor de World News BBC, en respuesta a la controversia ha declarado que su reportero no caracterizó el incidente como un "crimen de guerra", cuando en realidad lo cierto es que sí.


Ayer informamos sobre dicho vídeo filmado en Alepo que pocas horas después de publicar fue retirado tanto del sitio Web de la BBC como del canal Youtube oficial de la BBC. Varios bloguerros fueron capaces de capturar y enviar copias del vídeo que puede verse a continuación.

El editor de la BBC World News, John Williams. respondió a la polémica con una entrada en el del sitio Web de la BBC, señalando que "la historia ha generado mucho interés en todo el mundo árabe y más allá". Pero, Williams intenta restar importancia del asunto de manera absurda insistiendo que el intento de asesinato de un preso relatado en el vídeo no se considera un crimen de guerra.

"Algunas agencias de noticias progubernamentales en Siria han sugerido que la BBC y el New York Times denominaron lo documentado en el vídeo como un"crimen de guerra. Sin embargo, “Esto no es cierto,"dice Williams.

Pero sí, es cierto. En el minuto 2:13 del clip de arriba, el periodista de la BBC Gordon Corera narra claramente, "El uso de presos como suicidas sin duda se consideraría un crimen de guerra."

Así que el hecho es irrefutablemente que sí, el reportero de la BBC, Gordeon Corerra sí estableció lo ocurrido como un "crimen de guerra" y el editor ejecutivo John Williams está siendo descaradamente deshonesto.

¿Por qué la BBC va tan lejos para afirmar que no había caracterizado el acto como un crimen de guerra? Quizás porque la retirada del vídeo y eliminación de la información constituye el encubrimiento de un crimen de guerra, otro crimen en sí. Tal vez los abogados y editores ejecutivos de la BBC están un poquito preocupados.

Esta no es la primera vez que la BBC ha sido pillada manipulando informes sobre eventos en Siria para promover una agenda pro-OTAN de cambio de régimen. En mayo expusimos cómo la BBC había hecho pasar una foto del 2003 de niños muertos iraquíes como si fuera la de un masacre perpetrado por fuerzas gubernamentales en la ciudad de Houla.

El fotógrafo que tomó la foto original, Marco Di Lauro, publicó en su página de Facebook, "Alguien está usando mis imágenes como propaganda contra el gobierno sirio para inculparlo por la masacre." Di Lauro dijo al Telegraph de Londres que estaba "asombrado" de que la BBC no había podido comprobar la autenticidad de la imagen.

La excusa de la BBC por haber suprimido el impactante reportaje sobre cómo rebeldes sirios, respaldados por Occidente, están usando presos para llevar a cabo ataques terroristas, es insostenible, por decir lo menos.

"Bajo los términos de acuerdo con el New York Times sólo teníamos los derechos para utilizar el material en difusión por televisión. Sin embargo el material fue utilizado en Internet por error. Tan pronto como nos dimos cuenta el error inmediatamente tomamos medidas para eliminar el material en línea,"respondió a la BBC.

¿La organización de noticias más grande del mundo no tiene un procedimiento establecido con otras organizaciones de noticias importantes antes de utilizar su material?

Incluso si vamos a aceptar esta explicación dudosa, el hecho de que la BBC ahora miente abiertamente a su audiencia reclamando que su reportero nunca caracterizó el incidente como un "crimen de guerra" cuando lo contrario es irrefutablemente cierto subraya una vez más cómo los medios de comunicación alineados con la OTAN están desesperados por defender la imagen de las fuerzas de la oposición Siria como luchadores por la libertad gloriosas, cuando en realidad son terroristas brutales liderados por Al-Qaeda.