sábado, 16 de noviembre de 2013

El mundo celebra el 50 aniversario del golpe de estado en EEUU contra JFK

No hay mejor manera para entender el actual mundo globalizado que atar todos los puntos alrededor del magnicidio del entonces presidente de EEUU, John Fitzgerald Kennedy, en 1963.  Un golpe de estado encubierto, efectuado por los mismos servicios secretos del presidente, que luego los “historiadores” atribuirían a un mero asesinato furtivo por parte de un trastornado mental.  Después de medio siglo sosteniendo la versión oficial, totalmente insostenible, ahora el actual Secretario de Exteriores, John Kerry, admite en público que no cree que el supuesto asesino, Lee Harvey Oswald, actuara en solitario. No obstante, en lugar de esclarecer los hechos, éste insinúa que Oswald colaboraba con el entonces KGB soviético y el régimen castrista cubano.

Desde el mismo día del asesinato millones de estadounidenses sospecharon que se trataba de un golpe de estado encubierto.  La comisión de investigación, Warren Commission, no permitió los testimonios de docenas de personas que aseguraron haber sido testigos de disparos desde distintos puntos en el momento y lugar del atentado contra Kennedy.  Toda voz crítica con la Comisión, como la del Fiscal del Estado Jim Garrison, fue inmediatamente silenciada gracias a una campaña propagandística preparada de antemano entre la CIA y los medios de comunicación (ya muy controlados gracias al Macartismo de los años cincuenta).  De aquí nació el término “Teoría de Conspiración” que había sido elaborado por el “think tank” Council on Foreign Relations (CFR) para silenciar a la opinión pública y desprestigiar las llamadas a una investigación independiente.



Del mismo modo que el 11-$, abunda información en Internet sobre lo que realmente sucedió. Por lo tanto, en lugar de entrar en los detalles del incidente, trataremos de la realidad socioeconómica del día que puede servir para ilustrar una lógica reconstrucción de los motivos, medios y fines del golpe. Como es el caso en la investigación de cualquier crimen, los puntos que conectan al autor o autores siempre se encuentran siguiendo la pista del dinero.

Puntos de discernimiento:

1. Discurso de despedida de Dwight D. Eisenhower
2. La Guerra de Vietnam y el incidente de la Bahía de Tonkin
3. Operación Northwoods
4. Orden Ejecutiva 111101

1.  Después de la Segunda Guerra Mundial EEUU había heredado el puesto a la cabeza de la OTAN al inicio de la Guerra Fría que duraría durante más de medio siglo.  Dwight D. Eisenhower fue General de las Fuerzas Armadas de EEUU y Comandante victorioso de los países aliados en la gran guerra.  Después de haber llegado a lo más alto como militar, hizo lo mismo como civil llegando a ser Presidente durante dos mandatos, anterior a JFK.  Era considerdo en aquel tiempo el hombre más poderoso e influyente del mundo. Al terminar su segundo mandato presidencial hizo lo impensable. En directo, en la televisión, avisó a los estadounidenses y a todo el planeta sobre el peligro de un de facto golpe de estado encubierto que podría tener lugar en la próxima administración o administraciones estadounidenses. En su célebre discurso de adiós, el 17 de enero de 1961, el presidente Eisenhower declaró:
"…Tres millones y medio de hombres y mujeres están directamente implicados en el sistema de defensa estadounidense. Gastamos anualmente en seguridad militar más que los ingresos netos de todas las empresas de Estados Unidos. Esta conjunción de un inmenso sistema militar y una gran industria armamentística es algo nuevo para la experiencia norteamericana. Su influencia total (económica, política, incluso espiritual) es palpable en cada ciudad, cada parlamento estatal, cada departamento del gobierno federal. Reconocemos la necesidad imperativa de esta nueva evolución de las cosas. Pero debemos estar bien seguros de que comprendemos sus graves consecuencias. Nuestros esfuerzos, nuestros recursos y nuestros trabajos están implicados en ella; también la estructura misma de nuestra sociedad.
En los consejos de gobierno, debemos estar alerta contra el desarrollo de influencias indebidas, sean buscadas o no, del complejo militar-industrial. Existe y existirán circunstancias que harán posible que surjan poderes en lugares indebidos, con efectos desastrosos. Nunca debemos permitir que el peso de esta combinación ponga en peligro nuestras libertades ni nuestros procesos democráticos. No deberíamos dar nada por supuesto. Sólo una ciudadanía entendida y alerta puede obligar a que se produzca una correcta imbricación entre la inmensa maquinaria defensiva industrial y militar, y nuestros métodos y objetivos pacíficos, de modo que la seguridad y la libertad puedan prosperar juntas…"


Este aviso resultó sin embargo insuficiente. El complejo militar-industrial utilizó su poder para modificar las instituciones civiles y el lobby de la guerra falseó el proceso electoral y logró decidir, en cada elección presidencial, quién sería el ocupante de la Casa Blanca.  El estado detrás del Estado, dirigiría desde la sombra la guerra fría contra la URSS y más tarde el espacio que dejaría vacante el desmantelamiento de la Unión Soviética sustituyéndola con la guerra contra el terrorismo.

2.   Kennedy tenía planes para la retirada de tropas de Vietnam antes de entrar en plena guerra EEUU con aquel país.  En Julio de 1964 Hanoi fue acusado de atacar a un buque estadounidense en el Incidente del Golfo de Tonkin con que EEUU justificó el inicio de la Guerra.



3.  Kennedy se opuso al plan del ejército, Operación Northwoods, para llevar a cabo atentados de bandera falsa contra objetivos civiles estadounidenses que serían atribuidos al régimen cubano de Fidel Castro.

4.  En Junio de 1963 Kennedy intentó arrebatar al banco central privado, La Reserva Federal, el control sobre el suministro de dinero y devolverlo al Congreso, con la firma de la Orden Ejecutiva 11110.  Enlace a pdf de la orden ejecutiva traducida al español.

Anuncio francés evoca el golpe de estado.

El primer sitio on-line francés de apuestas deportivas, PMU, se burla de la versión oficial del asesinato de Kennedy con un anuncio irónico y polémico.  Se trata de una recreación del paso del convoy presidencial por Dallas.  Dos policías hacen guardia en la acera. Uno dice al otro, “¿Qué te apuestas a que puedo girar la pistola tres veces en el dedo como un cowboy?” El otro acepta el reto.  A continuación el agente hace el truco y sin querer se dispara la pistola. La bala rebota siete veces (como la “Bala Mágica” del Informe de la Comisión Warren) y acaba impactando en el presidente. En la última escena el policía grita, “¡No ha sido aquí abajo. Ha sido ahí arriba, desde el cuarto piso!”



Entradas anteriores relacionadas:

Judíos neoyorquinos elogian al primer presidente judío, LBJ, por el asesinato de JFK.

Lo mejor de la prensa española sobre JFK