jueves, 12 de mayo de 2016

“Lo que se ha contado del 11-S es una gran mentira”

El Comercio

David Ray Griffin ha dedicado 15 años a investigar una supuesta conspiración en los atentados del 11 de setiembre del 2001




“Lo que se ha contado del 11-S es una gran mentira”
El 11 de setiembre del 2001 se produjeron una serie de atentados terroristas en Estados Unidos que dejaron más de 3.000 muertos. Fueron atribuidos a la organización terrorista Al Qaeda, liderada por Osama Bin Laden. (Reuters)




Esta semana se cumplieron 5 años de la muerte de Osama Bin Laden, el terrorista responsable por los ataques del 11 de setiembre del 2001. ¿O no? David Ray Griffin ha dedicado 15 años y más de 10 libros para presentar una nueva teoría. “El verdadero autor del 11-S fue el gobierno de George W. Bush”, asegura.

—Entenderá que su hipótesis es el centro de diversas críticas. ¿Qué argumento nos haría pensar que lo que dice es verdad?
La principal y única forma de convencer a la gente es remontarse a los hechos. El punto más importante y convincente es el hecho de que la historia oficial del 11-S está basada en “historias milagrosas”. Son historias que implican eventos que no podrían haber pasado a menos que tuvieran una asistencia sobrenatural.
► A cinco años de la muerte de Bin Laden, ¿qué pasó con Al Qaeda?
—¿Como cuáles?
Por ejemplo, una estructura hecha de acero que se viene abajo sin utilizar explosivos. En mi siguiente libro ahondaré más sobre esas historias milagrosas.
—¿Cuántas veces se ha defendido de los críticos?
No intento defenderme. Yo solo defiendo el argumento de que lo que se ha contado sobre el 11-S es una gran mentira. También he revelado evidencia que muestra que los atentados fueron supervisados por Dick Cheney [vicepresidente en el gobierno de George W. Bush].
—¿Cómo tuvo acceso a toda esa información?
Mi investigación sobre el 11-S está basada –casi por completo– en material público. La verdad está allá afuera, disponible para quien quiera revisar la evidencia.
—En caso de que su teoría sea cierta, ¿cómo explica la presencia de Mohamed Atta y la célula terrorista?
Tanto Mohamed Atta como los otros señalados como secuestradores fueron expuestos para que de esa forma se pudiera culpar a hombres musulmanes de ser los autores. Pero no hubo secuestradores porque no hubo secuestro. Los hombres que presentaron como los secuestradores del avión eran de todo menos musulmanes: el supuesto Atta bebía alcohol, consumía drogas y fornicaba. Además, el actor era mucho más alto que el verdadero Mohamed Atta, un verdadero musulmán que nunca habría bebido o le habría dado siquiera un apretón de manos a una mujer.
—¿Entonces por qué Al Qaeda reivindicó el atentado y lo celebró?
Creo que te refieres a por qué Osama Bin Laden anunció su responsabilidad. No lo hizo. Los occidentales –probablemente la CIA– hicieron un video con un actor que interpretaba a Bin Laden. Toqué ese tema en mi libro “Osama Bin Laden: ¿Vivo o muerto?”.
► Los videos con los que Osama Bin Laden desafió a EE.UU.
—También hubo un gran debate sobre el avión que habría impactado contra el Pentágono. ¿Qué nos puede decir sobre eso?
La verdadera pregunta debería ser: ¿Qué golpeó al Pentágono? Es una pregunta que ha sido debatida incluso dentro de los movimientos por la verdad del 11-S. La mayoría de nosotros apunta a la evidencia que indica que ninguna gran nave impactó al Pentágono. Sin embargo, hay un grupo pequeño pero enérgico de investigadores que argumenta que, por el contrario, se trató de una gran aeronave. Pero todos coincidimos en algo: el vuelo 77 de American Airlines bajo el control de Hani Hanjour –o cualquier otro miembro de Al Qaeda– no impactó al Pentágono. Por ende, la versión oficial es nuevamente falsa, sin importar qué fue lo que en realidad chocó.

continua:  http://elcomercio.pe/mundo/eeuu/lo-que-se-ha-contado-11-s-gran-mentira-noticia-1899245?ref=portada_mundo&ft=mod_losmas&e=nota_4#