jueves, 20 de marzo de 2014

Rusia ante la ONU: "Occidente no puede dejar sus hábitos imperiales y coloniales"


El representante permanente de Rusia ante la ONU, Vitali Churkin, afirmó en la reunión del Consejo de Seguridad dedicada a la situación en Ucrania que Occidente no puede deshacerse de sus hábitos imperiales y coloniales. 

El pueblo de Crimea ejerció su derecho a la libre determinación "en estricta conformidad con el derecho internacional", de una manera democrática y "sin ningún tipo de influencia externa", afirmó Churkin. 
"Por supuesto, prestamos atención a la reacción de nuestros socios occidentales, que no pueden deshacerse de sus hábitos coloniales e imperiales y de imponer su voluntad a otros países y pueblos", declaró el representante permanente de Rusia.  

 

"Por supuesto, prestamos atención a la reacción de nuestros socios occidentales, que no pueden deshacerse de sus hábitos coloniales e imperiales y de imponer su voluntad a otros países y pueblos", declaró el representante permanente de Rusia.  


Los pseudoamigos de Ucrania deben entender que la causa de la crisis [allí] no es Rusia, sino las acciones irresponsables de ciertas fuerzas políticas ucranianas y sus supervisores extranjeros 
Asimismo, según el diplomático ruso, los Estados occidentales "ahora se ponen nerviosos, porque su apuesta geopolítica en Ucrania llevó a resultados inesperados para ellos".  

Por su parte, "el pueblo de Crimea tomó su decisión, tal y como hizo el pueblo de Rusia. Y esa elección debe ser aceptada y respetada por todos", subrayó.  
"Los pseudoamigos de Ucrania deben entender que la causa de la crisis [allí] no es Rusia, sino las acciones irresponsables de ciertas fuerzas políticas ucranianas y sus supervisores extranjeros. Fue el deseo de impulsar a Ucrania (...) a la elección artificial entre la UE y Rusia el que provocó en muchos aspectos una profunda crisis política que llevó al golpe de Estado inconstitucional en Kiev", precisó el diplomático. 

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/122844-churkin-rusia-crimea-ucrania-onu