sábado, 9 de agosto de 2008

Armada Masiva EEUU en camino hacia Iran

Ya van tropas angloamericanas hacia Iran. Es logico con la cortina de humo que suponen unos juegos olimpicos la cantidad de cosas que les permiten hacer en el tablero de ajedrez mientras los ciudadanos "disfrutan" de los "juegos olimpicos" de la guerra.

La Operación Brimstone terminó sólo hace una semana. Este fue el conjunto de juegos navales de Guerra de Estados Unidos / Reino Unido / Francia en el Océano Atlántico para la preparación de un bloqueo naval de Irán y el resultado probable de una guerra en la zona del Golfo Pérsico. Los juegos masivos de guerra incluyeron un grupo masivo de combate expedicionario de un Portaviones de la Marina de EE.UU, otro grupo expedicionario de la Royal Navy de Inglaterra, un cazador francés de submarino nuclear más un gran número de la Marina de EE.UU., de cruceros, destructores y fragatas jugando como "la fuerza enemiga ".

El buque Insignia americano en estos juegos de guerra, el USS Theodore Roosevelt (CVN71) y su Carrier de ataque Grupo Dos (CCSG-2) que ahora se dirigió hacia Irán, junto con el USS Ronald Reagon (CVN76) y su Carrier de ataque Grupo de los Siete (CCSG - 7), procedentes del Japón.

Se trata de unir dos ya existentes grupos de combate de la Armada de EEUU en la zona del Golfo: el USS Abraham Lincoln (CVN72), con su Carrier de ataque Grupo de los Nueve (CCSG-9), y el USS Peleliu (LHA-5) con su grupo expedicionario de ataque.

Probablemente también en el camino hacia el Golfo Pérsico esta el USS Iwo Jima (LHD-7) y su grupo expedicionario de Ataque, el grupo de ataque del Reino Unido encabezado por Royal Navy HMS Ark Royal (R07), una variedad de barcos franceses navales activos incluido el Submarino Nuclear cazador-asesino Amatista de la marina y aviones de combate Franceses Rafael a bordo del USS Theodore Roosevelt. Estos barcos tomaron parte en la recientemente finalizada Operación (llamada) Brimstone.

La acumulación de fuerzas navales en el Golfo será uno de las más grandes multi-nacionales Fuerzas navales Armadas desde la Primera y Segunda Guerras del Golfo. La intención es crear un EE.UU. / Union Europeo bloqueo naval (que es un acto de guerra en virtud del derecho internacional) en torno a Irán (con apoyo de elementos aéreos y terrestres) para evitar el traslado de benceno y otros productos petroleros refinados dirigidos a puertos iraníes. Irán tiene limitadas capacidades nacionales de refinación de petróleo e importa un 40% de su benceno. Cortar el benceno y otros productos, paralizaran la economía iraní. Los neo-conservadores cuentan con ese bloqueo para lanzar una guerra contra Irán.

En resuen, las fuerzas navales están reunidas por EEUU son los siguientes:

Grupo de Ataque Carrier 9
USS Abraham Lincoln (CVN72) Porta-aviones de potencia Nuclear
con su Carrier Air Wing Dos


Destructor escuadrón 9:
USS Mobile Bay (CG53) crucero con cohetes teleguiados
USS Russell (DDG59) destructor con cohetes teleguiados
USS Momsen (DDG92) destructor con cohetes teleguiados
USS Shoup (DDG86) destructor con cohetes teleguiados
USS Ford (FFG54) fragata con cohetes teleguiados
USS Ingraham (FFG61) fragata con cohetes teleguiados
USS Rodney M. Davis (FFG60) fragata con cohetes teleguiados
USS Curts (FFG38) fragata con cohetes teleguiados
Además de uno o más Submarinos Nucleares cazadores-asesinos


Grupo expedicionario de Ataque Peleliu
USS Peleliu (LHA-5) a Tarawa-asalto anfibio de la clase transportista
USS Pearl Harbor (LSD52) buque de asalto
USS Dubuque (LPD8) buque-muelle de desembarque
USS Cape St George (CG71) crucero con cohetes teleguiados
USS Halsey (DDG97) destructor con cohetes teleguiados
USS Benfold (DDG65) destructor con cohetes teleguiados


Carrier Grupo de Ataque dos
USS Theodore Roosevelt (DVN71) Portaaviones de potencia Nuclear
con su Carrier Air Wing Ocho
Destructor Escuadrón 22
USS Monterrey (CG61) crucero con cohetes teleguiados
USS Mason (DDG87) destructor con cohetes teleguiados
USS Nitze (DDG94) destructor con cohetes teleguiados
USS Sullivans (DDG68) destructor con cohetes teleguiados


USS Springfield (SSN761) Submarino de potencia Nuclear cazador-asesino

IWO ESG ~ Iwo Jima - Grupo de Ataque expedicionario
USS Iwo Jima (LHD7) asalto anfibio transportista
con sus anfibios Squadron 4
y con su 26 ª Unidad Expedicionaria de la Marina
USS San Antonio (LPD17) buque de asalto
USS Velia Golfo (CG72) guiado con cohetes teleguiados
USS Ramage (DDG61) destructor con cohetes teleguiados
USS Carter Hall (LSD50) buque de asalto
USS Roosevelt (DDG80) destructor con cohetes teleguiados


USS Hartfore (SSN768) Submarino de potencia Nuclear cazador-asesino

Carrier Strike Grupo de los Siete
USS Ronald Reagan (CVN76) Porta-aviones de potencia Nuclear
con su Carrier Air Wing 14
Destructor Escuadrón 7
USS Chancellorsville (CG62) crucero con cohetes teleguiados
USS Howard (DDG83) destructor con cohetes teleguiados
USS Gridley (DDG101) destructor con cohetes teleguiados
USS Decatur (DDG73) destructor con cohetes teleguiados
USS Thach (FFG43) fragata con cohetes teleguiados
Rainiero USNS (T-AOE-7) buque de soporte de ataque rapido


También es probable que formen parte de la batalla armada:

El Porta-aviones UK (INGLES) Royal Navy HMS Ark Royal del Grupo de Ataque con una variedad de destructores y fragatas con cohetes teleguiados, Submarinos Nucleares tipo cazador-asesino y buques de apoyo

Submarinos Franceses de la Marina nuclear tipo cazador-asesinos (probablemente el Amatista y tal vez otros), además de aviones de combate navales Rafael que operan fuera del portaaviones USS Theodore Roosevelt ya que el Porta-aviones francés Charles de Gaulle se encuentra en dique seco (varado), y una variedad de buques de guerra de superficie.

Varios otros submarinos y buques de guerra de EEUU y buques de apoyo. Los siguientes buques USN tomaron parte (como las fuerzas "del enemigo") en la Operación Brimstone y varios pueden unirse:

USS San Jacinto (CG56) crucero con cohetes teleguiados
USS Anzio (CG68) crucero con cohetes teleguiados
USS Normandy (CG60) crucero con cohetes teleguiados
USS Carney (DDG64) destructor con cohetes teleguiados
USS Oscar Austin (DDG79) destructor con cohetes teleguiados
USS Winston S. Churchill (DDG81) destructor con cohetes teleguiados
USS Carr (FFG52) fragata con cohetes teleguiados

El USS Iwo Jima y el Grupo de ataque USS Peleliu expedicionario tiene aviones jets tipo HARRIER USMC (que se levantan en vuelo verticalmente) y un surtido de helicópteros de asalto y ataque. Los Grupos de ataque Expedicionarios tienen poderosas USMC Unidades expedicionarias anfibias con armadura y fuerzas terrestres capacitadas para operar en aguas bajas y en las incautaciones de lugares de tierra, como la isla de Qeshm (a 50 millas de largo fuera de la isla de Bandar Abbas en el Golfo de Hormuz y en los cuarteles generales del Cuerpo de la Guardia de la Revolucion Islamica Irani).

La grande y muy avanzada razón de los buques navales de EE.UU. de guerra no esta sólo dirigida a Irán. Hay un gran temor de que Rusia y China podrán oponerse a la naval y aéreo / terrestre bloqueo de Irán. Si tal vez, los Barcos de guerra Navales de Rusia y China escoltan a los comerciales petroleros a Irán en violación del bloqueo podría ser la más peligrosa confrontación en el mar desde la confrontación y crisis de los cohetes en Cuba.

Los EE.UU. y sus aliados Navales, llevando adelante un bloqueo naval con esta fuerza muy poderosa de cohetes teleguiados de guerra y Porta-aviones de ataque está tratando de tener una fuerza tan poderosa que Rusia y China no sentiran la tentación de enfrentarse a ella. Se trata de uno de los juegos más graves de provocación militar con las principales potencias nucleares armadas quienes tienen profundas objeciones a la estrategia de los neo-con y al control por parte del Oeste de todos los abastecimientos de Petróleo del Medio Oriente.

La Armada de Rusia esta Primavera, envió una gran flota de batalla en el Mediterráneo, encabezado por el Portaaviones moderno Almirante Kuznetsov y el buque insignia de su flota del Mar Negro, el crucero con cohetes teleguiados Heavy Cruiser Moskva. Esta poderosa flota tiene al menos 11 buques de superficie y un número desconocido de submarinos y puede utilizar la instalación naval rusa en Siria del puerto de Tartous para reabastecimiento. El Almirante Kuznetsov lleva aproximadamente 47 aviones de combate y 10 helicópteros. Los aviones de combate son en su mayoría los poderosos Su-33, una versión naval (con capacidad de reabastecimiento en el aire) de la familia de los Su-27. Mientras que el Su-33 es un poderoso avión de combate que carece del poder de no ser captado (por radar) del USAF F-22. Sin embargo, los rusos insisten en que ellos han desarrollado un sistema basado en plasma que permite a cualquier aeronave no ser captado y un reciente incidente en el que los aviones de combate de Rusia fueron capaces de aparecer sin previo aviso sobre un grupo de ataque de un Porta-aviones de la Marina de EE.UU. tiende a confirmar sus reclamaciones.

El Su-33 puede ser armado con los 3M82 Moskit cohetes de baja altura en el mar (nombre en clave OTAN SS-N-22 sunburn) y los aún más poderosos P-800 Oniks (también llamado Yakhonts; OTAN nombre en clave SS-N-26 Onyx) . Ambos cohetes están diseñados para destruir Porta-aviones de la Marina de EE.UU. pasando por la pantalla del crucero / destructor y el sistema de defensa USN Phalanx mediante el uso de altas velocidades supersónicas y violentas maniobras finales. Los Submarinos Rusos usan actualmente cohetes para bajo agua (llamados) VA-111 Shkval (Squall), que son disparados desde tubos de torpedos standard de 533mm y alcanzan una velocidad de 360kph (230 mph) bajo el agua. No hay medidas eficaces para este sistema y no hay otro similar en el Occidente.

Un plan estratégico de la desviación ha sido creado para Rusia. La República de Georgia, con el apoyo de EEUU, se está preparando activamente para la guerra en Osetia del Sur. La Capital de Osetia del Sur ha sido bombardeada y un gran depósito de fuerza georgiano ha sido en dirección a la frontera. Rusia ha declarado que no va a sentarse y permitir el ataque a los georgianos de Osetia del Sur. Los rusos son grandes jugadores de ajedrez y el juego pueden no resultar tan bien para los neo-conservadores.

La guerra ha estallado entre Georgia y Osetia del Sur
Actualización - 8 Agosto 2008

Al menos 10 soldados rusos han muerto y 30 heridos y 2 aviones rusos de combate derribados. American Marines, un millar de ellos, recientemente han estado en Georgia entrenando de fuerzas militares de Georgia. Varias naciones europeas han atajado a Bush y otros entrar a Georgia en la OTAN. Rusia se está moviendo una gran fuerza militar con armamento hacia la zona. Esto podría llegar a males mayores, y recuerdese que es sólo una desviación estratégica …. pero que podría tener terribles efectos. Enlacese (por Internet) a la historia "Rusia envía fuerzas al conflicto rebelde en Georgia". ~

-Información actualizada - Las fuerzas militares rusas en combate activo; ahora un total de 4 aviones de combate ruso informados derribados.

ADICIONALES UPDATE ~ Georgia pide ayuda a EEUU; de Rusia, la Fuerza Aérea rusa de bombardea bases aéreas de Georgia. DEBKA, el sitio israelí de estrategia militar, establece que los oficiales militares israelíes están asesorando a las fuerzas armadas georgianas en operaciones de combate y 1000 israelíes están en combate del lado de Georgia en este momento.

Kuwait ha activado su "Plan de Emergencia de Guerra" como ésta y otras naciones del Golfo prepararse para la probabilidad de una importante guerra regional en el Medio Oriental con armas de destrucción Total.(lease Bombas Atomicas)

El Elefante de 2 Toneladas (que tienen) en la sala los Neo-con es la estrategia avanzada de Guerra Biologica (ABW) que Irán, y en menor medida Siria, tienen. Esto coloca a las patrias de los principales neo-con, las naciones de (Estados Unidos, Francia, el Reino Unido), así como Israel, en grave peligro. Cuando la Unión Soviética cayó, los iraníes contrataron, cuantos pudieron, de expertos avanzados rusos en guerra biológica de la ex Unión Soviética. En los últimos 15 o mas años han contribuido a desarrollar una verdadera clase mundial de programa de ABW usando la recombinacion de ADN (DNA) utilizando la tecnologia de ingeniería genética para crear un gran número de viruses asesinos. Esta forma de sistema de armas no requiere de alta tecnología militar de los sistemas de esparcimiento o entrega. Los virus son sub-microscópicos y una vez sembrados en una población utilizar la propia población como vectores. La siembra se puede hacer sin previo aviso en los centros comerciales, iglesias y otros lugares públicos. La única defensa real a una avanzada estratégica global biowar ataque es bloquear la población lo más rápidamente posible y dejar que los infectados mueran. (el Apocalipsis – A.A.)

A menos que el público actue en conjunto y force a los neo-conservadores a detener la marcha a otra guerra en el Medio Oriental, estaremos listos para ver una verdadera horrible pesadilla a desarrollarse en nuestros país


http://europebusines.blogspot.com/2008/08/massive-us-naval-armada-heads-for-iran.html

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Carta íntegra del militar Amadeo Martínez Inglés al presidente del Congreso de los Diputados
Un coronel del Ejército español acusa formalmente a Juan Carlos I de 'planificación, coordinación, preparación y ejecución' de golpe de Estado del 23-F

http://www.kaosenlared.net/noticia/coronel-ejercito-amadeo-martinez-acusa-formalmente-rey-juan-carlos-i-a



AL EXCMO SR. PRESIDENTE DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS DE LAS CORTES ESPAÑOLAS

Don Amadeo Martínez Inglés, coronel del Ejército, escritor e historiador militar, se dirige a VE y a la Cámara que preside con arreglo a lo que dispone el artículo 77.1 de la Constitución española manifestándole lo siguiente:

Con fecha 23 de septiembre de 2005, y con arreglo a cuanto dispone el artículo 77.1 de la Constitución española, remití al presidente de esa Cámara en la legislatura anterior, señor Marín, un exhaustivo Informe (40 páginas) sobre los hechos acaecidos en España en la tarde/noche del 23 de febrero de 1981 (popularmente conocidos como la “intentona involucionista del 23-F”) en el que, después de una larga investigación de más de veinte años, presentaba toda una serie de indicios racionales que apuntaban a que el rey Juan Carlos I fue el máximo responsable de su planificación, coordinación, preparación y ejecución. En consecuencia le solicitaba la creación de una Comisión de Investigación, conforme a lo que establece el artículo 76.1 de la Carta Magna, que, a pesar del tiempo transcurrido y con los máximos poderes, estudiara, investigara y analizara tan deleznable episodio de la reciente historia de España y depurara las responsabilidades (políticas e históricas, preferentemente) en las que pudo incurrir el monarca español.

En enero de 2006, cuatro meses después del envío del Informe sobre el 23-F al presidente del Congreso de los Diputados y visto que éste no parecía dispuesto a acusar recibo del mismo y, mucho menos, a estudiarlo o debatirlo en la Cámara que presidía (aunque me consta que dio traslado del escrito a los diferentes grupos parlamentarios) decidí enviar el prolijo documento al presidente del Senado, señor Rojo, al del Gobierno de la nación, señor Rodríguez Zapatero, y a cada uno de los presidentes de las más altas instituciones del Estado: Consejo General del Poder Judicial, Tribunal Supremo, Tribunal Constitucional, Consejo de Estado…etc, etc. Ninguna de las autoridades a las que iba dirigido el, al parecer, “políticamente incorrecto” escrito (a excepción del presidente del Senado, quien acusó recibo a través de la Comisión de Peticiones de la Cámara) contestó al mismo.

Al no obtener ninguna respuesta, tanto del presidente Marín como de los presidentes de las más altas instituciones del Estado, año y medio después, con fecha 23 de febrero de 2007, presenté en el Congreso de los Diputados el mismo Informe solicitando de nuevo la creación de una Comisión que investigara el supuesto golpe de Estado del 23-F; visto, además, lo ocurrido en esa Cámara el día 23 de febrero del año anterior, fecha en que se cumplía el vigésimo quinto aniversario de tan desgraciado evento, al rechazar de plano algunos grupos parlamentarios la nota institucional que pretendía difundir el presidente y que, como venía siendo costumbre en los últimos años, señalaba al rey Juan Carlos como supremo y único “salvador de la democracia y las libertades del pueblo español” puestas en peligro por el golpista Tejero.

Como consecuencia de todo lo anterior y consciente de que el Congreso de los Diputados, con su señor presidente al frente, y el resto de autoridades a las que había dirigido el documento nunca se iban a molestar en acusar recibo del mismo (si sus señorías no quieren debatir tan espinoso asunto que lo haga la opinión pública, primero nacional y después internacional), he decidido publicar todas mis investigaciones sobre el rey Juan Carlos en forma de libro (“Juan Carlos I, el último Borbón”. Styria. Febrero 2008), un extenso trabajo sobre la vida del monarca español en el que analizo, después de muchos años de estudio y dedicación, no sólo el ya comentado asunto del 23-F sino algunas de las numerosas y graves irregularidades políticas, militares, familiares, económicas… que ha protagonizado, primero en su juventud y después a lo largo de sus treinta y dos años de reinado. Muchas de estas irregularidades son, obviamente, presuntos y graves delitos que no deben quedar escondidos, de ninguna de las maneras, bajo la alfombra de la historia. Como los que relaciono a continuación:

1º.- Un intento de golpe de Estado, ya que a estas alturas está fuera de toda duda que, en el otoño de 1980, dio el visto bueno a sus militares cortesanos (los generales Armada y Milans) para que planificaran, organizaran, coordinaran y ejecutaran una ilegal e inconstitucional maniobra político-militar-institucional (el ya comentado 23-F), de acuerdo con determinadas fuerzas políticas del arco parlamentario, con el fin de cambiar el Gobierno legítimo de la nación española y frenar con ello un golpe militar de la extrema derecha castrense. Maniobra que después sería abandonada por él mismo y sus compinches políticos ante la estrafalaria entrada del teniente coronel Tejero en el Congreso de los Diputados, poniendo así en serio peligro de guerra civil a este país.

2º.- La puesta en actividad, en 1983, de los batallones de la muerte o grupos de terroristas de Estado denominados GAL (Grupos Antiterroristas de Liberación) para hacer desaparecer (matar o secuestrar) miembros de ETA, saltándose a la torera todas las normas y leyes del Estado de derecho y usando las mismas tácticas y técnicas de los separatistas vascos. Grupos de asesinos a sueldo del Estado español que, con el conocimiento y la autorización del Jefe del Estado y comandante supremo de las FAS españolas, el rey Juan Carlos, serían organizados y dirigidos por los servicios secretos militares (CESID) nutriéndose de funcionarios militares y civiles españoles y mercenarios extranjeros.

3º.- Enriquecerse de una forma exagerada e ilegal hasta convertir a su familia en una de las más grandes fortunas de Europa y el mundo, recibiendo sospechosas donaciones y créditos personales desde el exterior y realizando substanciosos negocios aprovechándose de su omnímodo poder institucional y su inviolabilidad ante la ley. Lo que ha propiciado que en treinta años su fortuna se haya elevado, según prestigiosas publicaciones extranjeras (en España el mutismo en todo lo referente a la familia real es absoluto), a la importantísima suma de 1.790 millones de euros (300.000 millones de pesetas). Cifra ésta nunca desmentida por La Zarzuela.

4º.- Ejercer la corrupción continuada y generalizada, al recibir y aceptar como rey y jefe del Estado regalos y donaciones multimillonarias de empresarios y particulares (yates, coches, petrodólares para apoyar la reconquista de Kuwait…).

5º.- Desviar fondos reservados del Estado para pagar sus aventuras galantes y los chantajes de alguna de sus numerosas amantes, como el que tuvo que hacer frente a partir del año 1994 tras su larga relación amorosa de 15 años de duración con una bella vedette del espectáculo español. Que nos ha costado a los contribuyentes españoles más de 500 millones de pesetas, pagados con los fondos reservados del CESID, Presidencia del Gobierno y Ministerio del Interior.

6.- Un presunto asesinato (el simple homicidio ya fue aceptado en su día por él mismo y su familia) cometido en sus años mozos, ya que el 29 de marzo de 1956, con 18 años de edad y siendo un distinguido cadete de la Academia General Militar de Zaragoza, con seis meses de instrucción militar intensiva en su haber y otros seis de instrucción premilitar (experto por lo tanto en el uso y manejo de toda clase de armas portátiles del Ejército español) mató, estando sólo con él y en muy extrañas circunstancias que nunca han sido aclaradas, de un tiro en la cabeza procedente de su propia arma a su hermano Alfonso, de 14 años, el preferido de su padre, don Juan de Borbón. Quien, según muchos políticos del entorno de éste, iba a ser elegido por el conde de Barcelona para sucederle en sus derechos dinásticos a la corona de España ante el proceder de Juan Carlos, que ya en esas fechas manifestaba una irregular y perruna obediencia a Franco con vistas a acceder al trono saltándose a su propio padre.

En relación con este turbio asunto (que ha permanecido cincuenta años en el más absoluto de los secretos), el citado trabajo de investigación desmonta una tras otra todas las hipótesis tejidas en su día por la propia familia de Juan Carlos y el dictador Franco para hacer creer a los españoles que todo fue un desgraciado accidente. Supuesto accidente, que nunca fue investigado ni por la justicia portuguesa ni por la española, civil o militar, siendo el homicida en aquellas fechas un profesional de las Fuerzas Armadas españolas.

De todos estos presuntos delitos cometidos por el rey Juan Carlos I, que recoge el ya repetidas veces comentado trabajo de investigación, se presentan abundantes indicios de culpabilidad. De la mayoría de los cuales, por otra parte, han tenido constancia en los últimos años las elites mejor informadas de este país (políticos, periodistas, líderes sociales…) pero sin atreverse a denunciarlos y, mucho menos, a perseguirlos. El historiador militar que formula el presente escrito ha decidido ahora darles publicidad en forma de libro para conocimiento de todos los españoles. Libro que, por otra parte, pasados ya dos meses desde su publicación, no ha sido desmentido en ninguno de sus extremos ni por la propia Casa Real española ni por autoridad alguna. Hasta el momento también, tanto el Congreso como los demás poderes del Estado han “callado y otorgado”.

En vista de ello, constituidas ya las nuevas Cortes Generales salidas de la voluntad popular expresada el 9 de marzo pasado y comenzado con ello una nueva legislatura, me dirijo a VE como presidente del Congreso de los Diputados para, en virtud de lo que contempla el ya citado artículo 77.1 de la Carta Magna española, exigir la creación de la ya repetidas veces solicitada Comisión parlamentaria que proceda de inmediato a estudiar e investigar las ya muy claras responsabilidades del monarca español en los hechos comentados con anterioridad y que resumo de nuevo:

1º.- La llamada durante años “intentona involucionista del 23-F” y que en realidad no fue tal sino una chapucera maniobra borbónica de altos vuelos, al margen de la Constitución y de las leyes, para cambiar el Gobierno legítimo de la nación en provecho de la Corona.

2º.- La creación y organización de los autoproclamados Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), compuestos por determinados estamentos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y del Ejército (de los que el monarca español tuvo conocimiento antes de que empezaran a actuar a través de documentos reservados del CESID) y que cometieron, con métodos expeditivos criminales, por lo menos veintiocho asesinatos de Estado y un secuestro.

3º.- El sorprendente y rápido enriquecimiento de su familia (en treinta años ha pasado de la indigencia más absoluta a disponer de una de las mayores fortunas de Europa, según informaciones de toda solvencia que no han sido desmentidas por La Zarzuela).

4º.- La aceptación continuada de regalos y donaciones por parte de particulares (yates, coches…) que lógicamente harían los interesados persiguiendo algo a cambio.

5º.- Los pagos con fondos reservados de Presidencia del Gobierno y de los ministerios de Defensa e Interior para enfrentar el chantaje de determinada vedette del espectáculo español, que disponía de comprometedores vídeos sexuales con el rey Juan Carlos.

6º.- La desgraciada muerte del infante D. Alfonso de Borbón en “Villa Giralda” (residencia de los condes de Barcelona en Estoril) el 29 de marzo de 1956 y que al hilo de los análisis incluidos en el trabajo de referencia dejan bastante claro que el supuesto accidente pudo ser en realidad un fratricidio premeditado. Mis estudios como militar y como experto en armas dejan muy pocas dudas al respecto. Como tal hecho nunca fue investigado por la justicia (ni portuguesa ni española) exijo, como historiador y ciudadano español, que se abra un proceso clarificador sobre el mismo, exhumando si es preciso los restos del infante que reposan en el Monasterio de El Escorial e interesando del ministerio de Defensa la documentación que pueda obrar sobre aquel homicidio en los archivos de la Academia General Militar de Zaragoza, con el fin de que expertos judiciales y técnicos en balística y teoría del tiro puedan hacer sus evaluaciones y aclarar definitivamente el misterio que encierra aquel luctuoso suceso de la historia de España. Y dejando abierto el camino para que los jueces establezcan las responsabilidades penales a las que todavía debiera enfrentarse Juan Carlos de Borbón, ya que en aquella época no estaba cubierto constitucionalmente por ningún manto de inviolabilidad o irresponsabilidad y sólo era un profesional del Ejército español (cadete de la Academia General Militar de Zaragoza), sujeto por lo tanto a las leyes penales castrenses.

Responsabilidades que podrían ser de carácter penal pero, con toda seguridad, históricas y políticas pues si se demostrara la culpabilidad del actual rey de España, habría que reescribir con toda urgencia la historia de este país.

Hasta aquí, señor presidente del Congreso de los Diputados, los presuntos delitos cometidos por el actual rey de España, tanto en su ya largo reinado como en sus años juveniles de caballero cadete en la Academia General Militar. Que este modesto historiador militar y coronel del Ejército no está dispuesto a que queden ocultos entre las bambalinas de la historia y sin su correspondiente condena, sea esta penal, moral o histórica. Por ello le reitero una vez más la solicitud de que todos estos hechos sean estudiados, investigados y analizados en profundidad, y cuanto antes, por una Comisión parlamentaria (auxiliada por los correspondientes expertos), ya que sin duda debe ser ese foro parlamentario, como suprema expresión de la soberanía popular, el que promueva inicialmente las acciones pertinentes, de tipo judicial o político, que permitan aclarar tan graves e importantes cuestiones. Que afectan al país en general y, sobre todo, a su historia pues no deja de ser un auténtico sarcasmo y una burla al pueblo español que ya figure en los libros de historia de este país como máximo salvador de la democracia y de las libertades de sus ciudadanos aquel que fue el primero en ponerlas en peligro autorizando el golpe de Estado del que, según la angelical teoría oficial, nos salvó a todos.

Ante esta Comisión debería comparecer el propio rey Juan Carlos (ya se pidió su presencia ante el Tribunal Militar de Campamento en el año 1982 para que contestara a las acusaciones de golpismo vertidas en su contra por algunos acusados y testigos en el golpe del 23-F) pues una cosa es que su persona sea, a día de hoy, constitucionalmente inviolable y no sujeta a responsabilidad y otra muy distinta el que no pueda y deba comparecer ante los legítimos representantes del pueblo para dar a conocer su versión sobre unos hechos gravísimos de la reciente historia de España en los que él ejerció el papel de protagonista absoluto.

Y por último, señor presidente del Congreso de los Diputados, si tanto esa Cámara como los demás poderes del Estado optan, una vez más, por tomarse mis denuncias contra el rey Juan Carlos I a título de inventario, es decir, como si estuvieran formuladas contra el históricamente preclaro e insigne Alfonso X el Sabio en lugar de a menor gloria del, a todas luces, menos docto y ejemplar personaje que en estos momentos ocupa la Jefatura del Estado español a título de rey por deseo testicular del dictador Franco, este historiador militar (que le recuerdo, por si lo ha olvidado, fue encarcelado y separado abruptamente de su carrera por un ministro de Defensa de su partido, en 1990, por reivindicar, con conocimiento de causa, un Ejército profesional para España; aspiración que consiguió en 1996) se verá obligado moralmente a pedir amparo internacional en la instancia judicial o mediática que estime oportuna y conveniente, incluido si fuera preciso el Tribunal Penal Internacional. Porque no deja de ser un contrasentido y un esperpento jurídico que la Audiencia Nacional española, a través de su “juez estrella” Baltasar Garzón, se dedique a perseguir jefes de Estado extranjeros, presuntos genocidas, terroristas y responsables de crímenes de lesa humanidad, y no haya llamado siquiera a declarar al máximo responsable de los asesinatos de los GAL (crímenes de Estado que no prescriben ni deben contemplar en su enjuiciamiento inviolabilidad alguna): el rey Juan Carlos I. Quien recibió precisa y abundante información reservada del CESID en su momento (la famosa Acta Fundacional y otros documentos) sobre la preparación y pronta puesta en ejecución de la llamada “guerra sucia” contra ETA. Y no hizo nada por evitarla.

Y espero, señor presidente, que no tome estas mis últimas palabras como una amenaza (jamás me permitiría semejante libertad contra el máximo representante del pueblo soberano y tercera autoridad del Estado) sino como una respetuosa advertencia de un ciudadano español que ha dedicado toda su vida a la defensa de este país, que sólo ha recibido a cambio represiones y sinsabores y que, desde luego, como le enseñaron hace ya muchos años en una Academia Militar, no va a cejar en la lucha por sus ideales y convicciones.

España no puede tener ni un minuto más en la Jefatura del Estado a un hombre de pésima catadura moral, homicida confeso (que no ha pagado todavía por su delito), presunto asesino y también, en grado de presunción por el momento, golpista, malversador de fondos públicos y terrorista de Estado.

Le adjunto, señor presidente del Congreso, copia del Informe remitido en septiembre de 2005 y febrero de 2007 a su predecesor en el cargo.


Firmo el presente escrito en Alcalá de Henares a 4 de abril de 2008

Cordura dijo...

No veo que el texto al que remitís informe de esa entrada en Irán de tropas angloamericanas.

Un saludo.