lunes, 18 de agosto de 2008

"las demoliciones controladas son innecesarias"

Una pequeña ayuda para paliar las crisis de las constructoras

Bill Derberg, A.P.

Nueva York, 2008-08-17

En un informe que acaba de darse a conocer, representantes de la Asociación de Constructores de Nueva York (NYBA) declaran que las conocidas demoliciones controladas efectuadas por métodos de implosión estructural, son un gasto totalmente innecesario para derribar los edificios. Según los portavoces, estas demoliciones resultan muy caras y el gasto puede ser evitado; los importantes ahorros obtenidos repercutirían en los promotores, constructores y en última instancia, en los consumidores y usuarios.

Los ingenieros que representan a la Asociación, Tom McMillan y Andrew J. Sorozzo, certifican que los edificios, especialmente los más altos rascacielos, pueden ser reducidos a escombros de la manera más sencilla, segura y simétrica estrellando aviones contra ellos o con sólo provocar incendios dentro de los mismos. Los especialistas insisten en que la industria de demoliciones controladas es básicamente un fraude y que las elevadísimas tarifas cobradas por ellas no están justificadas y por lo general el servicio no es en absoluto necesario.

La Asociación de Constructores, buscando soluciones para afrontar la actual crisis inmobiliaria, presenta en su informe un argumento que podría tener profundas implicaciones para el sector. Está promoviendo la presentación de un proyecto de enmienda a la parcialidad y/o totalidad de la Normativa de Derribo de Edificios de la ciudad de Nueva York. El informe técnico va acompañado de pruebas que demuestran fehacientemente sus conclusiones. Como evidencia básica se remite a la demolición de los tres rascacielos del complejo World Trade Center que tuvieron lugar el día 11 de Septiembre del 2001. Según el informe técnico, «los hundimientos espontáneos de los edificios 1, 2 y 7 del World Trade Center fueron aún más rápidos, simétricos y eficientes que cualquier demolición controlada en la historia». Incluso, añade el documento, «los derrumbes espontáneos del 11 de Septiembre se clasifican técnicamente como demoliciones controladas de ejecución perfecta. Según el experto en ingeniería estructural de la NYBA, Larry Silverstein, «las reclamaciones de la Asociación se justifican con pruebas físicas notorias y evidencian que el sector de desarrollo urbanístico soporta tarifas abusivas a cambio de unos servicios absolutamente innecesarios por parte de las empresas que realizan las demoliciones».