martes, 28 de octubre de 2008

¿Existen los poderes internacionales?

270708 - Pensando desde América - Bahía Blanca - 14/05/08 - Los medios de comunicación son el instrumento de la "idiotización" masiva. La palabra puede sonar muy fuerte, sin embargo si comenzamos a colocar una cantidad de temas de la conversación diaria (educación, consumismo, sexismo, alcoholismo, drogadicción), dentro de un contexto más amplio, si tratamos de encontrar un hilo conductor a esa problemática, creo que concordaremos en que debe haber causas comunes a todos estos fenómenos. Debe quedar claro que no puede haber una causa única, pero tal vez sí un condicionamiento cultural muy bien aprovechado y utilizado. Las premoniciones que ya cité de Huxley y la película son dos puntos de partida muy interesantes. Si llegamos a ese punto deberíamos preguntarnos ¿cuáles son? Pero antes debemos superar un prejuicio que podríamos enunciar así: "yo no creo en las teorías conspirativas".

Durante las décadas de los sesenta y setenta, en los ambientes universitarios, sobre todo en el nivel de la militancia, pero no sólo allí, era habitual sostener conversaciones y debates sobre la existencia de los servicios de informaciones y de organizaciones que se movían por detrás del escenario de la política internacional. El enfrentamiento de las dos grandes potencias, que se habían dividido el mundo de posguerra, había abierto un campo de conflictos dentro del cual operaban los servicios de inteligencia. Esto no era una novedad, pero sus actividades se habían incrementado de modo exponencial. Parte de esa confrontación se libraba en los trabajos de historiadores académicos, políticos y militares de ambos bandos, que eran publicados como un instrumento ideológico que pintaba el panorama en blanco y negro. También entraban en esas disputas las historias de los organismos de inteligencia: los buenos del lado occidental y los malos del otro (este otro fue variando con el transcurrir del tiempo desde el comunismo internacional, pasando por el narcotráfico, hasta el terrorismo fundamentalista). Fueron diferentes modos de ponerlos en evidencia frente al gran público.

La inteligencia americana, a través de Holywood, creó a los "superagentes" como hombres especiales, de capacidades operativas ilimitadas, que los elevó al plano de la fantasía. De esta operación de inteligencia se esperaba que quedaran cubiertos los verdaderos agentes del espionaje, como se decía en los cuarenta y cincuenta. Así también la literatura se vio invadida por una cantidad importante de autores que se dedicaron a este género. Los había de toda laya: desde los fantasiosos, los falsificadores de historias, hasta los serios y estudiosos, que investigaban en la búsqueda de material revelador de las operaciones de cada uno de los bandos del juego internacional.

http://www.avizora.com/atajo/colaboradores/textos_ricardo_vicente_lopez/0001_existen_poderes_internacionales.htm