miércoles, 23 de enero de 2013

Terror en el Norte de África: ¿Las Cuerdas las Tiran Occidentales?

Terror in North Africa: are Westerners pulling the strings?


Canadá está investigando una denuncia hecha por el primer ministro argelino de que un ciudadano canadiense, con pelo rubio y ojos azules, coordinó la banda terrorista en la planta de gas al sur del Sahara en el que decenas de rehenes murieron.

Según la denuncia, occidentales participaron con los militantes islamistas en el ataque de la semana pasada contra el complejo de gas natural, Tigantourine, cerca de la frontera de Argelia con Libia.

Acusa a un yihadista francés, previamente desconocido a las autoridades, y dos canadienses de haber participado en la toma de rehenes. Los informes también dicen que un hombre con un acento occidental se encontraba entre los extremistas que aterrorizaron los trabajadores de la central de gas durante la crisis de rehenes.

El primer ministro Abdelmalek Sellal dijo a periodistas que un hombre, "que hablaba un inglés perfecto" , fue uno de los 32 islamistas cuya incursión en la refinería de Argelia provocó una crisis global. Uno de los canadienses, identificado como "Shaddad", está acusado de haber desempeñado un papel destacado en el ataque que dejó a 58 rehenes, de ellos 37 occidentales- muertos tras una batalla de cuatro días con las fuerzas argelinas. Cinco trabajadores occidentales más siguen desaparecidos. "Un canadiense fue uno de los militantes", dijo Sellal. "Él coordinaba el ataque."

El grupo militante también incluye hombres de Túnez, Egipto, Mauritania y Níger, dijo Sellal. Al menos 29 islamistas procedentes de ocho nacionalidades murieron en la operación para poner fin al estado de sitio y otros tres fueron capturados con vida. La composición del grupo de ataque - una brigada vinculada a Al Qaeda autoproclamado "Los que Firmaron en Sangre" - serán cuidadosamente examinados por expertos en seguridad que tratan de evaluar la magnitud de la amenaza terrorista en el norte y oeste de África.

Preocupación por la composición internacional de la brigada miltitante se verá agravada por informes de residentes en Diabaly, Malí, de que algunos de los islamistas que invadieron la ciudad la semana pasada hablaban inglés y tenían aspectos europeos. En declaraciones a The Independent ayer, después de que fuerzas francesas y malinesas habían vuelto a tomar la ciudad, el estudiante Amadu Dumbia dijo: "Definitivamente, los oímos hablando y hablaban inglés. Hablaban como si fueran de Inglaterra, pero tenían la piel más oscura."

Mokhtar Belmokhtar, el líder del grupo, quien es sospechoso de la autoría intelectual del ataque, advirtió ayer de que habrá más ataques contra los que participaban en la campaña militar en el vecino Malí. En declaraciones a una emisora ​​de radio en Mauritania, que recibió la comunicación regular de los militantes durante el asedio, el militante de origen argelino, dijo: "Advertimos a todos los Estados que participan en la campaña de cruzadas contra la región Azwad [norte Malí] que si no se retiran de su decisión, habrá más operaciones ".

También insistió en que la brigada que llevó a cabo el ataque no era local, diciendo que "sólo" cinco argelinos tomaron parte en el ataque y "ninguno de ellos eran locales de la ciudad".

El primer ministro, David Cameron, dijo hoy en los Comunes que Occidente se enfrentó a una "lucha generacional" en la lucha contra la "ideología venenosa" de los extremistas islámicos en el Sahel. Cameron dijo que Gran Bretaña se unirá a la caza de Belmokhtar y prometió apoyo adicional para la campaña de Francia en Malí. Haciéndose eco del lenguaje utilizado por Tony Blair tras los atentados del 11 de septiembre del 2001 en el World Trade Center, Cameron dijo: "Este es el trabajo de nuestra generación y debemos demostrar la misma determinación y sentido de propósito que tenían las generaciones anteriores con los desafíos que se enfrentaron en esta Cámara y en este país ".

Una portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystiane Roy, dijo ayer al Globe and Daily Mail canadiense, que "aún estamos tratando de aclarar una posible conexión de Canadá en la redada. Estamos en estrecho contacto con las autoridades argelinas, pero nade ha sido confirmado aún".

Las autoridades argelinas han negado a confirmar si el presunto coordinador canadiense  fue uno de los 29 militantes que murieron.

Uno de los secuestradores era un norteamericano que participó en el asesinato de numerosos trabajadores japoneses, informó la agencia AFP. Un empleado argelino, identificado como Riad, de una empresa japonesa y que trabajaba en el lugar,  dijo que "los atacantes islamistas mató a tiros a tres japoneses que estaban en un autobús, luego fue directo a las habitaciones ocupadas por los japoneses."

"Un terrorista gritó 'Abre la puerta' con un acento norteamericano, y luego dispararon", dijo a la AFP. "Dos murieron y encontramos los cuerpos de otros cuatro japoneses dentro de la base."

Uno de los secuestradores era alto, rubio y con ojos azules o verdes y hablaba Inglés, una fuente militar argelino dijo al diario Aftenposten de Noruega. La empresa noruega, Statoil Energy, es una de las dos empresas extranjeras que operan en el complejo de gas.

Traducido por Greg Grisham
Haciendo el trabajo de los perioputas que cobran por no hacerlo.