domingo, 29 de agosto de 2010

La implicación de los servicios secretos occidentales en el tráfico de drogas


Alfredo Embid

El Triángulo de oro y las drogas en Laos y Vietnam

El llamado Triangulo de oro es una región montañosa que comprende parte de Birmania, Laos, Camboya y Tailandia donde la planta de la adormidera se cultiva bien.
En 1884 Francia invadió Indochina incluyendo Vietnam y Laos así como las provincias del suroeste de China y Taiwán.
Tou Li Fong, un jefe de la etnia laosiana Hmongs (Meos) explica “Antes de la guerra el gobierno francés compraba opio en la India y en Afganistán y lo almacenaba  en Hanoi. Durante la guerra las importaciones fueron imposibles. Los franceses alentaron el cultivo local (en Laos)... sobre todo entre las tribus meos y yaos”. Curiosamente reconoce que “los laosianos han fumado siempre muy poco”, así que el cultivo era para la exportación. “la administración francesa instaló una oficina de compra en cada provincia y a ella se llevaba el opio”[1].
Se estima que antes de la 2ª Guerra Mundial se producían en Laos entre cuarenta y cien toneladas anuales y en 1950 unas 65 toneladas[2].   
Francia estimuló el cultivo del opio especialmente en la etnia Hmongs (Meos) convirtiendo a muchos de ellos (no a todos) en maquis liderados por Touby Lyfoung y Van Pao (que luego sería jefe de los mercenarios de la CIA) al servicio de la ocupación francesa contra la resistencia vietnamita y laosiana. Como declaraba el General Albert Sore “Los Hmong defienden su país y su opio”[3].
El tráfico de opio en Birmania, Laos, Tailandia y Vietnam fue cuidadosamente  protegido por los servicios secretos franceses desde 1946 hasta la derrota en Dien Bien Phu en 1954 como documenta extensamente Alfred Mac Coy en su libro “La politique de l´heroine”[4].
Esta tradición evidentemente no acabó con la ocupación colonial francesa y los norteamericanos tomaron el relevo eficazmente. Pero la CIA de hecho había comenzado a intervenir militarmente y en el tráfico de drogas de la zona en los años 50  antes de que los franceses se retiraran.
Diez años después de la derrota francesa la producción de Laos  había pasado a 80-150 toneladas anuales y además empezó a producirse heroína que antes no se fabricaba en el país.