martes, 12 de octubre de 2010

La otra cara de la libertad de prensa en EU


WASHINGTON,
 (ARGENPRESS)*.-Numerosos problemas dignos de discusión pública todavía infectan la versión gubernamental estadounidense sobre los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. El poder político, junto con las élites de los grandes medios, quisieran ver desaparecer las discrepancias y preguntas sin contestar de los ya cercados debates autónomos todavía activos respecto lo ocurrido el 11/9.
A pesar de montañas de evidencias indicadoras de que a los ciudadanos norteamericanos se les dijo una pequeña parte de la verdad sobre el ataque más grande contra su patria en un solo día en toda la historia. Casi diez 10 después de los hechos, todavía existen muchas preguntas sin contestar, entre otras: ¿cómo cayó el edificio Nº 7?, ¿qué causó la destrucción de las torres gemelas?, ¿dónde está Osama Bin Laden? y ¿son realmente peligrosos “teóricos de la conspiración” quienes cuestionan la historia oficial del 11/9?