sábado, 31 de octubre de 2009

La CIA en Pakistán - Otro pasaporte de un terrorista aparece tras 8 años

Said Bahaji
Foto: Winfried Rothermel/AP


Vuelve la CIA con el mito de los pasaportes. Esta vez usando su maquinaria propagandística, la CIA contraataca. Si en los días posteriores a los ataques del 11S "se encontraron" el pasaporte de Sattam Al Suqami entre los escombros del WTC, el testamento de Atta y manuales de terrorismo en un coche abandonado entre otras "pruebas", ahora la CNN muestra el pasaporte de otro de los cerebros de los atentados del que se ha incautado la policía pakistaní.

Fuente de origen: Daily News
WASHINGTON, 29/10/2009 - La CIA está a la caza de un conspirador del 11S en Pakistán, compañero de habitación de uno de los terroristas suicidas que estrellaron el avión contra las torres gemelas, según el Daily News.

Ayer oficiales del ejército paquistaní mostraron un alijo de armas del que se incautaron recientemente y documentos, entre los que se incluía el pasaporte alemán de Said Bahaji.

Bahaji, de 34 años, vivió con los conspiradores Mohamed Atta y Ramzi Binalshibh, y fue parte de la célula alemana de Hamburgo que ayudó a planificar lod ataques.

Ziad Jarrah, secuestrador del avión de United Airlines que se estrelló en Pennsylvania, asistió a la boda de Bahaji.

Se cree que Bahaji está vivo y tiene el rango de "importante propagandista" en Al Qaeda, según informó un agente de contraterrorismo americano al News. También está involucrado en la actividad operativa.

El pasaporte – que fue emitido en un vídeo por la CNN mostraba el sello de entrada a Pakistán con fecha de 4 de septiembre de 2001 – que prueba que la caza de Bahaji por la CIA se puede intensificar. El pasaporte fue mostrado a los periodistas en Waziristán del Sur, zona tribal desde donde la CIA ha lanzado decenas de ataques con misiles contra refugios de Al Qaeda en el último año. Los operativos normalmente entregan sus pasaportes al grupo cuando entran en las zonas tribales.

"Atta y Binalshibh usaron el equipo informático de Bahaji para su investigación en Internet", según el informe de la Comisión del 11S del año 2004. "Disquetes incautados de la residencia Bahaji también contiene instrucciones para la fabricación de bombas". Traducción del resumen publicado en Truth Alliance Network

Hunt intensifies for Al Qaeda 9/11 plotter Said Bahaji after his passport is found in Pakistan, By James Gordon Meek

8 comentarios:

MARTIN dijo...

Acabo de leer un comentario que ponen en infowars que dice: pronto nos dirán que han encontrado la partida de nacimiento de Osama Bin Laden en Pakistán. Mientras escribía la noticia estaba asombrado de como no tienen ni la más mínima mesura ni vergüenza a la hora de publicar estas bolas. Creo que era en el libro "La ley de Murphy" donde decía: todo el mundo miente, pero no importa porque nadie escucha. Cuando se les acabe el argumento de los pasaportes tendrán que buscar otra cosa, ya se les ocurrirá algo de lo más disparatado. Al Qaeda tiene más líderes y cerebros que militantes.

Weissman dijo...

A le gente le gusta las mentiras, ese es el problema. Les gusta oir que hay "malos" y "buenos", que ellos estan en el barco de los "buenos", y que por lo tanto todo lo que hacen los "buenos" es bueno.

Y lo peor, es que la mayoria de la gente defenderá el sistema.

Los poderosos lo tienen facilisimo para dirigir a la masa.

-Weissman-

Joseba01 dijo...

¿Alguien ha visto el último video del supuesto Bin Laden? Uno en el que la imagen lleva un desenfoque tán exagerado que puede ser cualquier anciano afgano o del entorno con barba larga. Yo lo ví en ETB esta semana, y me pareció la mayor burla que nos han hecho sobre este tema. Bastante más burda que la que nos quisieron meter con el "doble" chapuzero que reivindicaba la autoría del 11S.

brainchiptransmiter dijo...

Yo pienso que ellos estan desesperados, en estos momentos estan bajo investigación por el Congreso de Estados Unidos y por La Secretaría de Justicia por el tema de la tortura. Elloss quieren establecer "la noción" de que son útiles, lo peor de todo radica en que ellos piensan que somos unos ingenuos. Tienen que encontrar los aviones invisibles del Pentágono y Pensilvania donde no se encontró nada de nada. Cada día se hace mas fuerte nuestro movimiento a nivel mundial "no se puede tapar el sol con un dedo" y ellos lo saben. Se imaginan cuando tengan que reconocer publicamente su participación en "los autoatentados del 9/11???? Por el momento el mundo sigue despertando y ya se van sabiendo todos sus planes macabros con respecto al Nuevo Orden Mundial.

Un saludo desde Miami
Ernesto Rodríguez
8782sw 12st apt #102.
Miami,Fl,33174.USA
(786)991-3443

brainchiptransmiter dijo...

Vuelos de la CIA: condenan a 25 agentes

Redacción

BBC Mundo

Juicio a agentes de la CIA

Ninguno de los agentes de la CIA estuvo presente en la lectura de la sentencia.

Un tribunal italiano ha condenado a 23 agentes de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA, por sus siglas en inglés) y a dos agentes italianos por su participación en el secuestro de un clérigo musulmán en Milán, en 2003.

El entonces jefe de la CIA en esta ciudad, Robert Lady, fue condenado a ocho años en prisión, mientras que el resto de agentes estadounidenses recibieron penas de cinco años de cárcel.

Ninguno de ellos estuvo presente en la lectura de la sentencia, ya que el gobierno de EE.UU. se había opuesto a su extradición, pero fueron juzgados a pesar de su ausencia.

El juez Oscar Magi, que desde hace cerca de tres años investiga el caso, también sentenció penas de tres años para los dos italianos, de los servicios de inteligencia transalpinos.

El portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Ian Kelly, rechazó el fallo.

"Estamos desilusionados por el veredicto contra los estadounidenses e italianos acusados en Milán por su presunta relación en el caso que involucra al clérigo Abu Omar".
El primer juicio

Fue el primer juicio penal sobre las "entregas extrajudiciales", práctica atribuida a la CIA por la cual sospechosos de terrorismo habrían sido trasferidos secretamente a otros países tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Duncan Kennedy, corresponsal

Como recordó el corresponsal de la BBC en Italia, Duncan Kennedy, éste fue el primer juicio penal sobre las "entregas extrajudiciales", práctica atribuida a la CIA por la cual sospechosos de terrorismo habrían sido trasferidos secretamente a otros países tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

"Para nosotros este primer caso pone a la guerra al terrorismo bajo juicio", le dijo a la agencia AFP la activista Joanne Mariner, del grupo Human Rights Watch.

La sentencia llega tras varios retrasos en el juicio. Los acusados habían argumentado que los fiscales violaron las reglas de secreto de Estado al presentar los cargos contra ellos.

Sin embargo, la Corte Constitucional italiana dio su visto bueno al proceso, a pesar de que reconoció que sí se había violado este secreto en algunos momentos de la investigación.
De Milán a Egipto

El clérigo Osama Mustafa Hassan, también conocido como Abu Omar, dijo haber sido secuestrado en febrero de 2003 en las calles de Milán y que luego fue trasladado a una prisión en Egipto, donde presuntamente fue torturado.

En ese momento, el imán era sospechoso de reclutar combatientes para grupos islámicos fundamentalistas, pero nunca se le presentaron cargos formales.
Activista en favor de Abu Omar

Este primer caso pone a la guerra al terrorismo bajo juicio, según algunos activistas.

El religioso musulmán fue secuestrado con la ayuda de agentes italianos y llevado a la base estadounidense de Aviano, en el noreste de Italia, luego a Alemania, y finalmente a Egipto, según la instrucción de Magi.

Sin embargo, quienes eran jefes de la CIA en Italia, Jeffrey Castelliex, y de la inteligencia militar italiana, Nicoló Pollari, no podrán ser juzgados, según el tribunal, debido a que su papel en el caso está "cubierto por el secreto de Estado".

En el caso de los agentes estadounidenses, sus defensores habían asegurado que sus clientes eran inocentes y que sólo estaban obedeciendo órdenes, que deberían estar protegidos por la inmunidad diplomática y que este tipo de detenciones extraordinarias estaban amparadas por las políticas de la administración de George W. Bush.
¿Qué tácticas, a quién?
http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2009/11/091104_1700_condena_vuelos_cia_irm.shtml

brainchiptransmiter dijo...

La lógica de la tortura sigue en pie

Publicado el 4 de noviembre de 2009

Por Amy Goodman



“Rendición extraordinaria”, o entrega extrajudicial, es el eufemismo que utiliza la Casa Blanca para referirse a un secuestro. Si no lo cree, pregúntele a Maher Arar, un ciudadano canadiense que fue “extraditado” por Estados Unidos a Siria, donde fue sometido a torturas durante casi un año.

Esta semana, el Tribunal Federal de Apelaciones de Estados Unidos del Segundo Circuito Judicial, en la Ciudad de Nueva York, desestimó una causa entablada por Arar contra las autoridades gubernamentales (incluido el Director del FBI, Robert Mueller, el ex Secretario de Seguridad Nacional, Tom Ridge, y el ex Fiscal General, John Ashcroft) que presuntamente habrían conspirado para secuestrarlo y someterlo a torturas.

Arar se encuentra hoy a salvo en Canadá, recuperándose junto a su familia. Pero con esta decisión el Poder Judicial está enviando una señal al gobierno de Obama de que no intervendrá para detener los brutales excesos de la “Guerra Mundial contra el Terrorismo” iniciada en la era Bush. Deja así intactas prácticas tales como la entrega extrajudicial, la tortura y el empleo del ‘privilegio del secreto de Estado’ para ocultar estos crímenes.

La trágica odisea que protagonizó Maher Arar es uno de los casos más conocidos y el que más a fondo se ha investigado de las víctimas de la “rendición extraordinaria” practicada por Estados Unidos. En el año 2002, Arar fue de vacaciones a Túnez junto a su familia. El 26 de septiembre, cuando viajaban de regreso a Canadá, al hacer escala en el aeropuerto internacional JFK, en la ciudad de Nueva York, Arar fue interceptado antes de que pudiera abordar su avión y quedó detenido por averiguaciones. Le tomaron las huellas digitales y fue registrado tanto por oficiales del FBI como del Departamento de Policía de Nueva York. Cuando solicitó un abogado, le dijeron que no tenía ningún derecho. Luego fue trasladado a otro lugar, donde se lo mantuvo incomunicado, sin comida ni asesoramiento jurídico, y se lo sometió durante dos días a interrogatorios agresivos. En los interrogatorios se le preguntó sobre su supuesta afiliación a diversos grupos terroristas, y sobre Osama bin Laden, Irak y Palestina, entre otras cuestiones. Al cabo de esos dos días fue llevado encadenado a un centro de detención federal de máxima seguridad de Brooklyn, ciudad de Nueva York, donde fue sometido a un cacheo al desnudo y amenazado con ser deportado a Siria.

brainchiptransmiter dijo...

Arar pidió que no lo deportaran a Siria, su país de origen, porque allí seguramente sería torturado. Pero, tal como argumentarían posteriormente los abogados de Arar, eso era precisamente lo que sus captores esperaban que pasara. Finalmente se le permitió a Arar hacer una llamada y pudo comunicarse con su suegra, que le consiguió una abogada y la visita de un funcionario del Consulado canadiense. Durante casi dos semanas las autoridades estadounidenses lo amenazaron con la expulsión a Siria si no confesaba sus vínculos con el terrorismo. Pero no lograron obtener la confesión que buscaban. Arar negó una y otra vez tener algún tipo de relación con el terrorismo. Hasta que un fin de semana, en medio de la noche fue llevado a la fuerza y encadenado a un jet privado contratado por la CIA y, sin ningún tipo de trámite migratorio ni una llamada a su abogada o al Consulado canadiense, fue trasladado a Jordania, donde fue entregado a las autoridades sirias.

Durante 10 meses y 10 días, Arar permaneció encerrado en una oscura, húmeda y fría celda del tamaño de una tumba. Fue azotado con gruesos cables eléctricos y golpeado reiteradamente; lo obligaron a escuchar las torturas a otros prisioneros; lo mantuvieron sin comida; y lo amenazaron con choques eléctricos y otras atrocidades. Cuando ya no aguantó más la tortura, mintió y confesó que había sido entrenado como terrorista en Afganistán. Un buen día, después de casi un año, fue liberado de repente y entregado a Canadá, con casi 20 kilos menos y emocionalmente quebrado.

El gobierno canadiense, bajo la conducción del Primer Ministro conservador Stephen Harper, realizó una investigación, en la que determinó su propia culpabilidad por haber entregado información inexacta al FBI, y llegó a un acuerdo con Arar, que consistió en una disculpa y una compensación de 10 millones de dólares. El gobierno estadounidense, por su parte, no ofreció disculpa alguna. Ni siquiera eliminó a Arar de la lista de sospechosos de terrorismo. Arar tiene prohibido el ingreso a Estados Unidos y hace dos años tuvo que prestar un testimonio ante el Congreso a través de una videoconferencia.

Arar dijo: “Estos últimos años han sido una pesadilla. Poco a poco, desde que volví a Canadá, mis heridas físicas han ido sanando; pero sigo sufriendo a diario las secuelas mentales y psicológicas que me dejó esa terrible experiencia. Sigo sufriendo de pesadillas y revivo constantemente lo que padecí. No soy la misma persona que era antes. Mi deseo es poder trasmitir al mundo lo frágil que se han vuelto nuestros derechos humanos y cuán fácilmente los mismos gobiernos que han jurado protegerlos nos los pueden usurpar.”

brainchiptransmiter dijo...

Dados los excesos del gobierno de Bush y las promesas de cambio de Barack Obama, muchos se han sorprendido de que estas políticas continúen en pie y que el Congreso y el Poder Judicial no hayan cerrado este capítulo de la historia estadounidense. El Presidente Obama no ha condenado en ninguna oportunidad la práctica de rendición extraordinaria. La abogada de Arar, Maria LaHood, del Centro por los Derechos Constitucionales, calificó de “escándalo” la decisión judicial contra Arar: “Esta decisión es de una amplitud tal que nos afecta a todos. Básicamente, lo que implica es que si el gobierno federal decide tomar acciones con el argumento de proteger la seguridad nacional, podría torturarnos y hasta matarnos y los tribunales federales no nos ampararían.”

En su opinión disidente, el juez Guido Calabresi afirmó: “Cuando se escriban los anales de este distinguido tribunal, la decisión mayoritaria adoptada hoy será evaluada con pesar.”

Considerando los tormentos que sufrió Arar, es admirable la calma con la que ha recibido la decisión. “Por sobre todo, esta decisión significa una pérdida para todos los ciudadanos y para el estado de derecho,” dijo Arar.

______

Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2009 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Laura Pérez Carrara y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la presentadora de “Democracy Now!”, un noticiero internacional diario de una hora que se emite en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en 200 emisoras en español. Es coautora del libro “Standing Up to the Madness: Ordinary Heroes in Extraordinary Times,” recientemente publicado en edición de bolsillo.