miércoles, 25 de septiembre de 2013

Estudios universitarios: "Teóricos de conspiración", cuerdos; Crédulos de la versión oficial, locos hostiles

New studies: ‘Conspiracy theorists’ sane; government dupes crazy, hostile
Nueva tesis: "Teóricos de conspiración", cuerdos; Crédulos de la versión oficial, locos hostiles

En resumen, estudios revelan que, el hasta ahora estereotipo negativo llamado "teórico de la conspiración" - un fanático hostil apegado a su propia teoría marginal como una verdad absoluta - ahora describe con precisión las personas que defienden la versión oficial del 11-S, en lugar de las que la disputan.

Por Dr. Kevin Barrett


Estudios recientes realizados por psicólogos y científicos sociales en los EE.UU. y el Reino Unido sugieren que, contrariamente a los estereotipos de los medios de comunicación convencionales, los etiquetados como " teóricos de la conspiración " parecen ser más cuerdos que los que aceptan la versión oficial de los hechos controvertidos.

El estudio más reciente se publicó el 8 de julio por los psicólogos Michael J. Madera y Karen M. Douglas, de la Universidad de Kent (Reino Unido) bajo el título, " ¿Qué pasó al edificio 7? " Un estudio de la psicología social del debate on-line sobre las "teorías de la conspiración" alrededor del 11-S. El estudio compara los comentarios en sitios web de noticias, entre los "conspiracionistas" (a favor de la teoría de la conspiración) y los "convencionalistas " (anti - conspiración).


Los autores se sorprendieron al descubrir que ahora son más convencionales los comentarios conspiratorios que los convencionales. "En otras palabras, entre las personas que comentan artículos de prensa, los que no creen la versión oficial de acontecimientos como el 11-S o el asesinato de JFK, superan en número a los creyentes por más de dos a uno. Esto significa que son los comentaristas pro-conspiración los que están expresando lo que hoy es la sabiduría convencional, mientras que los comentaristas anti-conspiración están quedando en una minoría acosada .

Debido a este cambio dramático en tendencias, los comentaristas anti-conspiración a menudo muestran ira y hostilidad. La investigación mostró que las personas que estaban a favor de la versión oficial del 11-S fueron en general más hostiles al tratar de persuadir a sus rivales.

Además, resultó que los participantes anti-conspiración no sólo eran hostiles, sino fanáticamente apegados a sus propias teorías de conspiración. Según estos, su propia teoría de conspiración del 11-S, era una verdad indiscutible, con el único razonamiento de que es la que sostiene los gobiernos occidentales y los más importantes medios de comunicación. Los llamados conspiradores, por otro lado, no pretenden tener una teoría que explica completamente los eventos del 11-S "Para las personas que piensan que el 11-S fue una conspiración ocultada por los gobiernos y medios, el foco no está en avalar una teoría rival específica, sino en un intento de cuestionar la versión oficial que consideran insostenible con argumentos lógicos.

En resumen, el estudio hecho por Wood y Douglas sugiere que, el hasta ahora estereotipo negativo llamado "teórico de la conspiración" - un fanático hostil apegado a su propia teoría marginal como una verdad absoluta - ahora describe con precisión las personas que defienden la versión oficial del 11-S, en lugar de las que la disputan.

Además, el estudio encontró que los llamados conspiranoicos discuten contextos históricos, como el asesinato de JFK. También detectó que a estos no les gusta ser llamados "conspiranoicos" o "teóricos de la conspiración".

Ambos hallazgos se amplifican en el libro sobre teorías de conspiración, del politólogo Lance DeHaven-Smith, publicado por University of Texas Press. Profesor DeHaven -Smith explica porque a nadie le gusta ser llamado "teórico de la conspiración". El término fue inventado y puesto en amplia circulación por la CIA en los años 60 para desprestigiar y difamar a personas que cuestionaban la versión oficial del asesinato de JFK. La campaña de la CIA para popularizar el término "teoría de conspiración" consiguió que cualquier persona que cuestionara la versión oficial fuese blanco de burla y hostilidad. Según DeHaven-Smith, por desgracia, la campaña fue una de las iniciativas propagandísticas más exitosas de todos los tiempos.

En otras palabras, las personas que utilizan como insulto, los términos "teoría de conspiración" o "teórico de conspiración", lo hacen como resultado de una bien documentada e indiscutible conspiración histórica real hecha por la CIA para encubrir el asesinato de JFK . Esa campaña, por cierto, era totalmente ilegal, y los agentes de la CIA implicados eran delincuentes. La CIA tiene prohibidas estas actividades en el ámbito nacional, y sin embargo, rompe sistemáticamente la ley para llevar a cabo operaciones domésticas, desde campañas propagandísticas hasta asesinatos.

DeHaven-Smith también explica porqué individuos que dudan de las explicaciones oficiales de crímenes graves están dispuestos a discutir el contexto histórico. Señala que un gran número de reclamaciones de conspiración han resultado ser ciertas, y que hay toda indicación de que hay una fuerte relación entre muchos crímenes de estado aún no resueltos. Un ejemplo obvio es el enlace entre los asesinatos de JFK y RFK, que tanto allanó el camino para las presidencias que continuaron la Guerra de Vietnam. Según el autor, "siempre debemos discutir los asesinatos de los Kennedy en plural, ya que los dos asesinatos parecen haber sido dos aspectos de un mismo crimen mayor."

La psicóloga Laurie Manwell, de la Universidad de Guelph, reafirma que la CIA diseñó la etiqueta "teoría de conspiración" además para impedir la función cognitiva. Señala, en un artículo publicado en American Behavioral Scientist (2010), que personas "anti-conspiración" son incapaces de pensar con claridad acerca de estos crímenes de Estado debido a su incapacidad para procesar la información que está en conflicto con creencias preestablecidas.

En el mismo número del ABS, el profesor Steven Hoffman, de la Universidad de Buffalo, añade que el tipo "anti-conspiración" suele ser preso de un "sesgo de confirmación" fuerte. Es decir, busca información que confirma sus creencias preexistentes, haciendo uso de mecanismos irracionales (como la etiqueta de " teoría de la conspiración"), para evitar informaciones contradictorias .

La irracionalidad más extrema empleada contra las "teorías de conspiración" ha sido hábilmente expuesta por los profesores de Comunicaciones, Ginna Husting y Martin Orr, de la Universidad Estatal de Boise. En un artículo del 2007, titulado "Maquinaria peligrosa: El término "Teórico de la conspiración", como una estrategia Transpersonal de la Exclusión", escribieron:

"Si yo te llamo un teórico de la conspiración, es de poca importancia, no importa si realmente has afirmado que existe una conspiración o si simplemente has planteado una cuestión que yo preferiría evitar... Al etiquetarte, te excluyo estratégicamente de la esfera pública, donde ocurre el debate y el conflicto".

Pero ahora, gracias a Internet, las personas que dudan de las historias oficiales han dejado de ser excluidas de la conversación pública, después de 44 años de la campaña de la CIA para silenciar el debate con el término "teoría de conspiración". En los estudios académicos, como en los comentarios sobre los artículos de noticias, las voces a favor de la conspiración son ahora más numerosos, y más racionales, que los anti-conspiración.

No es de extrañar que las personas "anti-conspiranoicas" cada vez parecen más freekies paranoides.


Dr. Kevin Barrett, Ph.D. Arabe-islamólogo, es uno de los más conocidos críticos de la Guerra Contra el Terrorismo. Dr. Barrett ha aparecido varias veces en Fox, CNN, PBS y otros medios de difusión, y ha inspirado reportajes y artículos de opinión en el New York Times, el Christian Science Monitor, el Chicago Tribune y otras publicaciones importantes. Dr. Barrett ha impartido cursos en universidades en San Francisco, París y Wisconsin. Es co-fundador de la Alianza Musulmana-Cristiana-Judía, y autor de los libros Truth Jihad: My Epic Struggle Against the 9/11 Big Lie (2007) and Questioning the War on Terror: A Primer for Obama Voters (2009). Su sitio web es www.truthjihad.com. Más artículos de Dr. Kevin Barrett: En inglés

Entrada anterior por el mismo autor Dr. Kevin Barrett

Barrett también escribe en la revista de veteranos de guerra estadounidenses "Veteranos Today"

Vídeo de 30 segundos del tercer rascacielos demolido en el 11S que fue ignorado por los medios.