domingo, 15 de noviembre de 2009

La responsabilidad de Estados Unidos en la contaminación de Iraq con uranio empobrecido

Para GlobalReseach, por Suad Naji Al-Azzawi, 13/11/2009 - El texto siguiente se presentó en la Conferencia Internacional para Criminalizar la Guerra que se celebró en el Putra World Trade Centre de Kuala Lumpur del 28 al 31 de octubre de 2009 [*]

A lo largo de dos decenios, las administraciones de los Estados Unidos de América y el Reino Unido han venido emprendiendo continuas guerras contra Iraq con el objetivo de ocupar este rico país petrolífero.

Las fuerzas armadas de esos dos países han atacado a los civiles con diferentes tipos de armamento, convencional, no convencional y armas prohibidas, tales como bombas de racimo, bombas de napalm, armas conteniendo fósforo blanco y uranio empobrecido.

El uranio empobrecido (UE) es un metal pesado químicamente tóxico. Si se ingiere, se inhala, o si penetra en el cuerpo humano a través de las heridas o la piel, permanece allí durante decenios.

En el interior del cuerpo humano, las partículas de UE son una fuente continua de emisión de partículas alpha. Debido a sus efectos tóxicos, los estudios epidemiológicos y las investigaciones publicadas demostraron que causa graves daños en la salud del cuerpo humano. Esos daños afectan, entre otros, a los tejidos linfáticos, a los riñones, el desarrollo del feto, al sistema neurológico, a los huesos; causan cáncer de pulmón, fibrosis pulmonar y aumentan el riesgo de padecer muchos tipos de cáncer y tumores malignos.

Se lanzaron cientos de toneladas de UE, que explotaron en áreas densamente pobladas: en Basora, Bagdad, Nasiriya, Diwaniya, Samawa y otras ciudades.

Los programas de exploración y mediciones que en dichos lugares efectuaron investigadores iraquíes y no iraquíes demostraron, todos ellos, la existencia de contaminación de UE en la mayor parte del territorio iraquí.

El artículo continúa aquí