lunes, 7 de diciembre de 2009

¿Fue el ex-inspector de armas británico David Kelly asesinado?

El científico David Kelly, muerto en misteriosas circunstancias

6 médicos importantes han emprendido acciones legales para forzar una nueva investigación sobre la muerte en 2003 de David Kelly, todo ello entre sospechas de que el ex-inspector de armas en Irak pudiera haber sido asesinado y no haberse suicidado como se afirmó al principio.

Londres, 6 de diciembre, IRNA - Kelly fue encontrado muerto cerca de su casa de Oxfordshire, en el centro de Inglaterra, después de haber sido expuesto como fuente de información de un controvertido informe de la BBC, que afirmaba que el gobierno británico exageró la amenaza que representaba Saddam Hussein para justificar la guerra contra Irak.

Una posterior investigación ordenada por el ex-primer ministro Tony Blair, llegó a la conclusión de que se suicidó, cortándose las venas tras de tomar un cóctel de analgésicos, pero los médicos, encabezados por el ex-asistente de médico forense Michael Powers, están convencidos de que el veredicto original de suicidio no es correcto y que debe ser revocado.

El dossier de 13 páginas preparado como base para la acción legal argumenta que la hemorragia de la arteria cubital de la muñeca izquierda de Kelly es “muy improbable” que le haya causado la muerte. También señala que se le encontró muy poco co-proxamol en el cuerpo.

"Partiendo de las evidencias que tenemos de las circunstancias de su muerte, en particular el aspecto de la hemorragia, no creemos que haya habido pruebas suficientes para demostrar más allá de la duda razonable, que se suicidó", declaró Powers.

"Se da muchas veces en la vida política que el país necesita tener una respuesta y el deseo de tener esa respuesta es mucho mayor que el deseo de obtener la respuesta correcta", dijo.

Otros médicos que están instando a la Fiscal General, Patricia Scotland, a que permita una revisión judicial incluyen al cirujano traumatólogo David Halpin, al epidemiólogo Andrew Rouse, al cirujano Martin Birnstingl, al radiólogo Stephen Frost y al especialista en medicina interna Chris Burns-Cox.

Su demanda viene tras el inicio de la tan esperada investigación sobre la guerra de Irak, que está examinando el papel de Gran Bretaña en la invasión de 2003 y sus secuelas.

Hay muchos críticos del gobierno, entre los que se incluyen el ministro liberal demócrata Norman Baker, quien ha escrito un libro de las pruebas que ha recopilado, alegando que Kelly fue asesinado.

Halpin dijo que en su opinión es "muy probable" que Kelly fuera asesinado. Afirmó que Baker había descubierto información que demostraba que no había huellas dactilares en el cuchillo, que el científico, según parece utilizó para cortarse las venas, a pesar de que no lo hizo con guantes. #

Doctors seek new inquest into death of Iraq whistleblower


Piden reabrir caso del experto británico que se suicidó por la guerra de Irak