viernes, 19 de noviembre de 2010

Un juez federal ordena la CIA producir archivos de experimentos “MKUltra” en soldados con armas biológicas, químicas y psicológicas entre 1950-1975

Courthouse News Service

17 de noviembre 2010

Por Youderian Annie

(CN) - Un juez magistrado federal en San Francisco ordenó a la CIA producir archivos específicos y testimonios acerca de los experimentos con humanos que supuestamente llevaron a cabo en miles de soldados desde 1950 hasta 1975.

Tres grupos de veteranos y seis veteranos individuales demandaron a la CIA y otras agencias del gobierno, alegando que utilizaron a alrededor de 7.800 soldados como conejillos de indias humanos para la investigación de armas biológicas, químicas y psicológicas.

Los experimentos, muchos de los cuales tuvieron lugar en Edgewood Arsenal y Fort Detrick en Maryland, al parecer expusieron a los sujetos a pruebas de productos químicos, medicamentos e implantes electrónicos. Aunque los soldados participaron voluntariamente, nunca dieron su consentimiento informado, porque el gobierno no reveló plenamente los riesgos, los veteranos declaran. También fueron obligados a firmar un juramento de secreto, según la denuncia.




Los veteranos presentaron tres tipos de solicitudes de documentos para averiguar quién ha sido sujeto a experimentación, qué sustancias se les dio, y cómo les afectaron. Entre Octubre y Abril el gobierno produjo cerca de 15.000 páginas de documentos relacionados con los demandantes nombrados solamente.

La CIA argumentó que gran parte de la información solicitada era protegido por la Ley de Privacidad y la Health Insurance Portability and Accountability Act.

El. juez federal James Larson reconoció que algunas de las peticiones eran demasiado ambiguas y ordenó a los veteranos a que sean más específicos y que reduzcan el número total de solicitudes.

Por ejemplo, Larson dijo que la definición de los demandantes de "programa de prueba" es "demasiado ambigua", ya que no sólo el nombre de programas experimentales como "Bluebird", "Alcachofa" y "MKUltra", pero también se incluye "cualquier otro programa de la experimentación en humanos prueba de cualquier sustancia, incluyendo pero no limitado a "PROGRAMA DE PRUEBAS DE MATERIAL EA 1729. '" El juez ordenó a los veteranos a proporcionar una lista de programas de pruebas específicas y las sustancias de prueba.



Pero el juez añadió que una vez que los demandantes especifican sus peticiones tienen derecho a la mayoría de la información. Cada agencia de gobierno debe responder individualmente a cada solicitud, dijo, y si una agencia niega cualquier petición, debe explicar - con el suficiente detalle - ¿Por qué los expedientes son supuestamente privilegiados.

La CIA ya ha afirmado que algunos documentos están protegidos por el privilegio de secretos de estado, pero Larson dijo que la agencia tiene que ser más específico. Pidió una "declaración complementaria que explique con mayor especificidad, ¿por qué los documentos se consideran secretos de Estado”.

Debido a que estos documentos pueden contener información confidencial, el juez permitió a la CIA presentar la declaración prevista como confidencial.
Larson rechazó la oferta del gobierno para limitar el alcance del descubrimiento, añadiendo, “Y esto elimina el único obstáculo restante" para que la CIA responda al conjunto de solicitudes de los veteranos” También reiteró el juez, “"Los acusados deben responder con seriedad a las solicitudes de descubrimiento de los demandantes, independientemente de las búsquedas en curso o antes, las investigaciones o litigios. El gobierno no puede limitar la divulgación de información acerca de los seis demandantes individuales”.

La CIA insistió la orden de descubrimiento fue injustificada en su caso, porque nunca ha financiado o llevado a cabo la investigación de fármacos en el personal militar. Larson no estaba convencido. “Este tribunal rechaza la conclusión de que la CIA no tiene un nexo con las reclamaciones de los demandantes, y ordena a la CIA a responder en serio" a las peticiones de los veteranos, sobre todo porque los acusados han presentado pruebas que parecen poner en duda esa conclusión “.

El gobierno también trató de evitar el depósito, afirmando que demasiado tiempo había pasado desde los supuestos experimentos, y cualquier testigo familiarizado con los proyectos ya no trabajaría para el gobierno. La CIA alegó, sin éxito, que el tribunal debería postergar los descubrimientos hasta que el Departamento de Defensa completa su investigación de los experimentos. Larson recordó a la CIA que "no se puede utilizar la investigación del Departamento de Defensa como una excusa para evitar las responsabilidades de descubrimiento."

Entonces el juez se dirigió a los temas que son presa fácil del depósito, diciendo que el gobierno debe presentar testigos a declarar sobre los siguientes aspectos: La comunicación entre los sujetos de pruebas en la Administración de Veteranos (VA) y sus necesidades de atención de salud, un informe de 1963 del Inspector General de la CIA sobre el experimento llamado MKULTRA, y el fundamento de cada redacción de ese informe, el alcance y la conducta de búsqueda de documentos, las dosis y los efectos de sustancias administradas a los sujetos de prueba, las propuestas de cualquier contrato o de investigación sobre los experimentos, un memorando confidencial del Ejército sobre el uso de voluntarios para la investigación y los experimentos en humanos llevados a cabo por el gobierno desde 1975 hasta la fecha. Pero, sólo aquellos que involucran drogas específicas, y si el gobierno administraba en secreto materiales a MKUltra para "los clientes de prostitutas" en pisos francos de Nueva York y San Francisco, como afirman los veteranos.

Sin embargo, a favor de la CIA el juez Larson falló que la agencia no está obligada a declarar sobre: Los sujetos de los experimentos que hayan retirado su consentimiento o se negaron a participar; dispositivos supuestamente implantados en individuos particulares, la supuesta utilización de los pacientes en los hospitales de la VA como conejillos de indias en experimentos químicos y armas biológicas, o los estudios de investigación de drogas llevada a cabo por el Dr. Paul Hoch, quien supuestamente fue financiado por el gobierno y causó la muerte de un paciente llamado Harold Blauer.

A pesar de que Larson se negó a sancionar al gobierno, como los veteranos solicitaban, advirtió que sancionará cualquier “evasión de descubrimiento injustificable en el futuro."

Los demandantes son Vietnam Veterans of America, Swords to Plowshare, the Veterans Rights Organization, Bruce Price, Franklin D. Rochelle, Larry Meirow, Eric P. Muth, David C. Dufrane and Wray C. Forrest..

Copyright 2010 Courthouse News Service

traducido por Greg Grisham
investigar11s.org
Haciendo lo que los periodi$tas y ON€ españoles cobran por no hacer.