miércoles, 13 de enero de 2010

Declaración de las "chicas de Jersey" en relación al intento de atentado de Detroit

Las chicas de Jersey como fueron conocidas en la prensa, son 4 viudas que perdieron a sus maridos en los ataques al World Trade Center el 11 de septiembre de 2001. Su activismo incesante obligó a la ultra-secreta administración Bush a que formara la Comisión Investigadora, que la Casa Blanca inicialmente trató de impedir, aunque más tarde consiguió controlarla y encubrir los hechos por medio del nombramiento como director de ésta del miembro de la Casa Blanca y ultra-neoconservador, Philip Zelikow, quien cuidadosamente preseleccionó, censuró y organizó todos los aspectos del ámbito de la Comisión a voluntad de la Casa Blanca, destruyendo cualquier parecido con una investigación imparcial e independiente.

9/11Blogger, 8/1/2010 - No es sino con total incredulidad que escuchamos los nuevos detalles del intento de atentado del 25 de diciembre contra el vuelo 253 de Delta Airlines.

Recordemos que el 11 de septiembre de 2001, 19 terroristas lograron evadir todas las medidas de seguridad, secuestraron cuatro aviones comerciales que luego estrellaron contra tres edificios y un campo de Pennsylvania, matando a 2.976 personas inocentes, entre los que se incluían nuestros maridos.

Hemos respondido enérgicamente demandando una investigación independiente para averiguar cómo tantas agencias pudieron fallar en su deber de protegernos a nosotros y a nuestros seres queridos de tal ataque. Demandamos que encontraran y corrigieran las lagunas que existían a fin de salvaguardar nuestra nación.

Tras los 18 meses de investigación de la Comisión, no se revelaron los incontables errores sistémicos y humanos, incluyendo: errores al analizar la información y al compartirla, errores humanos, errores de seguimiento, sistemas informáticos obsoletos y con demasiada información o en otros casos con falta de ella, tiempo o personal insuficiente para analizarla, errores para revisar las listas de pasajeros sospechosos, errores para coordinar apropiadamente las listas de estos pasajeros y también errores en la expedición de visados y fallos de vigilancia. A pesar de todo ésto, los comisionados anunciaron simplistamente que fue “un fallo de imaginación” lo que hizo que las agencias fallaran y lo que permitió que ocurriera el 11S. Además, nos dijeron que aquellos en la posición de protegernos no podrían haber imaginado nunca este tipo de atentados y que todo el mundo es culpable, de manera que nadie es culpable.

Los comisionados del 11S no exigirían ninguna responsabilidad ni tampoco recomendarían el despido de nadie incompetente. Además, no hubo ninguna urgencia por parte de la administración Bush o del Congreso en asegurarse un cambio en el sentido común obtenido de las lecciones aprendidas. En respuesta, preguntamos “¿Cuál va a ser vuestra respuesta en caso de que ocurra un nuevo atentado? Según parece, están usando las mismas excusas de nuevo.

El presidente Obama declaró, “ esto no fue por falta de obtener información de inteligencia...fue un error de integración y entendimiento de la inteligencia que ya teníamos...”. Con todos nuestros respetos para el presidente Obama, ya hemos oído esas palabras antes.

Cuando vimos su intervención ante los medios el 7 de enero de 2010 y leyendo el resumen de la revisión de la Casa Blanca sobre el intento de atentado del 25 de diciembre y las acciones correctoras, nos quedamos perplejas. El desesperado intento de la actual administración por convencernos de que estos problemas son diferentes a los que nos enfrentábamos antes del 11S era algo absurdo. Podemos deciros sin ninguna duda que estos problemas no son nuevos en absoluto.

El 25 de diciembre informaron que Umar Farouk Abdulmutallab, el presunto terrorista nigeriano, subió a un avión que se dirigía a los Estados Unidos. Según parece, lo hizo sin pasaporte, sin equipaje y pagó solamente por un billete de ida. En agosto, la CIA estaba recopilando información sobre una persona de interés apodada “el nigeriano”. La NSA estuvo escuchando conversaciones sobre una trama en la que estaba envuelto un nigeriano. Como en el 11S, la luz roja estaba intermitente. 5 semanas antes del intento de atentado, el padre de Mutallab, prominente banquero nigeriano, fue a la embajada americana en Nigeria y alertó al jefe de las dependencias de la CIA de que temía que su hijo se hubiera radicalizado. Mutallab fue presuntamente incluido en la lista de sospechosos de terrorismo de los Estados Unidos. Sin embargo, al igual que los secuestradores del 11S, tenía un visado válido y no fue puesto en la lista de “vuelo prohibido”.

¿Esperan que creamos que tras gastar miles de millones de dólares de los contribuyentes, nuestras agencias aún no tienen la capacidad sacar conclusiones? – especialmente a la luz de la creación del Centro Nacional de Antiterrorismo (en diciembre de 2004), con analistas especializados entrenados para comprender los detalles de este tipo concreto de amenaza. ¿Esperan que aceptemos que tras casi ocho años y medio tras el 11S nuestro departamento de visados tiene todavía un sistema informático anticuado y que todavía no está integrado con el resto de nuestra comunidad de inteligencia?

Actualmente, muchos de los miembros del Congreso, así como el ex-Vicepresidente Dick Cheney, están criticando insistentemente a la actual administración por la manera en la que están llevando este último intento de atentado. Nos gustaría recordarles que ellos estuvieron en la administración en los años posteriores al 11S. Nos gustaría decirles que deberían avergonzarse y que deberían ser acusados por su responsabilidad. Fue durante ese tiempo cuando se tenían que haber solucionado las lagunas existentes que hicieron posible los atentados.

Es totalmente ofensivo y peligroso cuando los políticos tratan de hacer de los asuntos concernientes a la seguridad nacional una guerra partidista de quién es el más poderoso combatiendo el terrorismo. La seguridad de los ciudadanos americanos no es un juego de patio de escuela.

En el transcurso de los pasados ocho años y medio, América ha entrado en dos guerras que cuestan miles de millones de dólares, que echan más leña al fuego beneficiando a aquellos que quieren hacernos daño. En este tiempo, se implementaron medidas excepcionales, incluyendo el cambio de leyes que permitieron el pinchado de teléfonos, tortura y detención de prisioneros indefinidamente en prisiones secretas construidas clandestinamente.

Como con el 11S, ninguna de estas medidas era necesaria para detener este ataque. Si el INS, FBI, CIA, NSA, Departamento de Estado, seguridad de aerolíneas y ambos, el recién formado Departamento para la Seguridad Nacional y el Centro Nacional de Antiterrorismo hubieran estado haciendo su trabajo apropiadamente, este intento de atentado se podría haber evitado. Todos los cabos estaban en el sistema para ser atados y todos los protocolos simplemente listos para ser seguidos.

A lo lardo de estos pasados ocho años y medio, requerimos que se pidieran responsabilidades por los errores individuales que permitieron que ocurriera el 11S. Insistimos que sin eliminar la incompetencia los Estados Unidos seguirían siendo una nación en peligro. Argumentamos que si la misma gente que fracasó para protegernos el 11S seguía en su puesto podrían fallarnos de nuevo.

El presidente Obama declaró que estaba más interesado en corregir los errores que en echar la culpa y que dejó claro que los oficiales de inteligencia de alto rango supervisarían las reformas en lugar de buscar crear nuevos puestos de trabajo. Sin embargo, está claro que sin pedir responsabilidades no se impulsa el que se eviten los errores como así lo evidencia este último desastre.

Por lo tanto, a pesar de las medidas adoptadas a lo largo de los años para reaccionar contra cualquiera que sea la última amenaza (por ej. quitarse el calzado, no permitir más que una poca cantidad de líquido) nada ha cambiado verdaderamente en lo que se refiere a la seguridad de los vuelos. Más importante, nada ha cambiado en la manera en la que nuestro sistema de inteligencia milmillonario trabaja para proteger a la gente. Washington continúa respondiendo del mismo modo en el que lo hace siempre, tirando el dinero de nuestros impuestos, esta vez proponiendo escáneres corporales potencialmente peligrosos para la salud como reacción a este último atentado.

Tras el 11S, miles de millones de dólares de nuestros impuestos se han tirado en programas y burocracia adicional, como el de Director de la Inteligencia Nacional, Departamento de Seguridad Nacional y el Centro Nacional de Antiterrorismo. Este despilfarro solo aparenta protegernos. No arregla lo que está roto de verdad, que es la burocracia que impide que la gente haga su trabajo apropiadamente y que no despide a los ineptos.

Ya es suficiente.

El presidente Obama dijo “La responsabilidad es mía. Yo soy el responsable”.

Una rendición de cuentas real, desde arriba hasta abajo, es imperativa. A menos que la gente sea despedida por su incompetencia esta declaración no tiene ningún sentido. A los individuos que hicieron mal su trabajo se les tienen que pedir responsabilidades y se les tiene que despedir, eso es lo que significa “La responsabilidad es mía”.

Esta vez ocurrió con Obama en el cargo y cuando llegue el momento, no se equivoquen, el pueblo americano lo va a considerar responsable.

Patty Casazza
Monica Gabrielle
Mindy Kleinberg
Lorie Van Auken

Statement Of September 11th Advocates In Response to 12/25 Terror Attempt

4 comentarios:

tú o yo dijo...

he intentado publicar esta noticia en "MENEAME,NET" y vaya sorpresa que me he llevado amigos, jajajaja, ...resulta que sois, copipego:

URL erróneo o no permitido: investigar11s.blogspot.com

Razón: Noticias falsas y conspiraciones 11-S, envíos inventados y manipulados


qué os parece?

Weissman dijo...

Que estamos en una lista negra de los medios oficiales... no debemos ser desconocidos....

Tiene gracia que de lo que nos acusan es precisamente lo que hacen ellos.

Es como la definición de terrorismo-terrorista del Departamento de Estado de los USA..... parece que se describen ahi a ellos mismos.

De todas formas, a tenor del tipo de noticias que hay en Meneme.net y su publico ignorante, da igual que no dejen publicar las nuestras. "No se ha hecho la miel para la boca del asno".

-Weissman-

tú o yo dijo...

bueno, precisamente por eso es por lo que habría que intentar que no lo fueran tanto, ...no me gusta mucho la descalificacion generalizada...y no lo digo porque yo mismo haya intentado publicar alli esta noticiaa de las chicaas de jersey ( seguro que alguno-a leería las chicas del jersey) sino porque así lo creo
saludos y adelante con esto

Armando R. dijo...

Pobres mujeres y pobre pueblo norteamericano y es que por mas preguntas que se hagan NADIE de este ni de otro gobierno les dara una respuesta clara y convincente, real y verdadera, porque para ello tendrian que confesar quien fue el verdadero responsable de estos "ataques" llamados "terroristas". Me pregunto cuando ira a salir a la luz publica, tv, radio y prensa (no solo en internet)la verdad sobre el 9/11. Preguntas dolorosas se llama el libro que podria dar la pauta hasta para hacer una pelicula sobre la verdad de estos "atentados"